9.7.13

POETA JOSÉ PANCORVO: "¿EL DEL SABLE?"





La ignorancia suele ser atrevida. Si le sumamos a eso una ligereza que se esfuerza por ser simpática, tenemos como resultado un acercamiento pobre y patético a la obra de un poeta. Y no estoy hablando de la entrevista que en la sección de ¿cultura? Le hacen al buen Mario Montalbetti, a propósito de su poesía reunida publicada recientemente en México.

Me refiero al poeta políglota, místico, quechuista y especialista en cultura andina y patrística clásica, entre otras cosas, a quien el poeta de ese gran libro tan especial que es Fin desierto, señala como su iniciador en el mundo de la poesía.

Sobre Pancorvo, si te tomas nada más el facilista trabajo de buscar en Google, encontrarás que fue finalista del Premio Mundial de Poesía Fernando Rielo en 1991 (Madrid), además de haber sido traducido a varios idiomas y participado en festivales de poesía nacionales y en el extranjero.

Autor de casi una docena de libros no aptos para cerebros anclados en lo minimal cotidiano y en la superficialidad de las relaciones amorosas que cada vez tienen menos de amorosas y más de desconcierto, Pancorvo no es “el de la espada”, señores de Velaverde. Es un poeta cuya cultura es tan basta que tiene estudios clásicos de artes marciales orientales, entre ellas el kendo, donde llegó a ser discípulo de grandes maestros tradicionales.

He leído todos los libros de Montalbetti y todos los de Pancorvo, y aunque ahora mi trabajo de editor en una institución importante no me deja tiempo para hacerle seguimiento a lo nuevo que ocurre en el medio, sí tengo autoridad para decirles a estos “culturalistas” levantiscos que antes de referirse a poetas de prestigio deben informarse lo mínimo.

Si no, corren el riesgo de seguir confundiendo lo que piensan que es “divertido” con lo realmente “interesante”. Pésima señal de nuestros tiempos.
 
---Portada de Amaneceres violentos, uno de los poemarios más contundentes de Pancorvo. Imagen del poeta em primer plano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.