2.10.13

UN GRANDE DE LA DOCENCIA Y LA ERUDICIÓN






El viernes 27 de setiembre pasado el Instituto Raúl Porras Barrenechea, la Municipalidad de Miraflores y la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuellar rinden homenaje al historiador y diplomático Dr. Raúl Porras Barrenechea al cumplirse un año más de su partida. El acto conmemorativo, empieza las 9 de la mañana en la Iglesia Virgen Milagrosa (Parque Central de Miraflores), donde el R. P. Armando Nieto Vélez S.J. oficiará una misa, continúa a las 10:00 a.m., en el Parque Ecológico Raúl Porras Barrenechea, con la colocación de ofrendas florales en el busto del maestro.

Y finaliza con las palabras del Dr. Jorge Muñoz Wells, alcalde de Miraflores, de la embajadora Liliana De Olarte de Torres-Muga, directora de la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar; de la Dra. Flor de María Shimomura de Reátegui, en nombre de la “Promoción Raúl Porras Barrenechea” 1958 de la Facultad de Educación de la UNMSM, y del embajador Harry Belevan-McBride, Director Ejecutivo del Instituto Raúl Porras Barrenechea de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Sin duda, la vocación de  Raúl Porras Barrenechea fue la enseñanza. En la cátedra universitaria, en el aula escolar, en los seminarios y conversatorios, transmitió a varias generaciones su saber histórico, por ello ha sido considerado uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX y paradigma de maestro universitario exigente y erudito. Raúl Porras no se irá del todo, permanecerá a través de su legado cultural.


“Sus clases de historia eran deslumbrantes por la elegancia de sus exposiciones y el rigor con que preparaba su curso. Creo que todos los que tuvimos el privilegio de pasar por sus aulas vivimos la Historia del Perú de una manera entrañable y, a la vez cuestionadora, pues además de las riquísimas anécdotas con que el doctor Porras aderezaba sus exposiciones ellas incidían siempre sobre una problemática que nos planteaba múltiples desafíos intelectuales. Porras Barrenechea no solo fue un gran historiador sino un maestro en el sentido más generoso y cabal de esta palabra”, recuerda Mario Vargas Llosa, nuestro premio Nobel, quien trabajó con él en su casa de la calle Colina, durante 5 años, apoyándolo en un proyecto de Historia General del Perú.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.