29.12.13

Ampuero saca cara por “Contarlo todo”, de Jeremías Gamboa




Como sabemos, el inicial entusiasmo generalizado por la ópera prima de Gamboa se ha ido relativizando en las últimas semanas. Luis Aguirre, en Caretas, ha sugerido que la novela es un producto del márketing y que carece de unidad.
Por otro lado, Rodolfo Ybarra, en su blog, se ha tomado el trabajo de señalar los numerosos errores ortográficos y gramaticales que mellan la escritura de JG; un examen de estos, aquí, excedería largamente la naturaleza de un post de blog.

En la ya legendaria revista Confabulario (segunda fase), de El Universal de México, Guillermo Espinosa Estrada afirma sobre “Contarlo todo”:

"Es difícil no desilusionarse ante un volumen que luce un cintillo con la siguiente leyenda: “Una primera novela que sacude el panorama narrativo en lengua española”, frase que da pie a una de Vargas Llosa: “Un escritor perfectamente dueño de sus medios expresivos, que sabe concentrase en lo esencial, que es siempre contar una historia bien contada”. Las solapas insisten —una novela “que ha generado una expectativa completamente inusual”—, pero después sólo habla el texto: 507 páginas que defraudan las promesas del departamento de ventas. Y es que Jeremías Gamboa ha firmado, en el mejor de los casos, un libro ligero, convencional, predecible y asombrosamente complaciente."
Por si poco fuera, el escritor peruano Ulises González, desde su frecuentada página web, ha afirmado categóricamente sobre la novela:

"Gabriel Lisboa, el protagonista de Contarlo todo,  merced a ese departamento de ventas de Mondadori, tal vez permanezca algunos años más en la memoria de unos cuantos miles de lectores engañados por la comparación. Sin embargo, a quienes nos gusta sentirnos orgullosos de nuestros héroes literarios, lamentaremos que se pretenda coronar a un escritor sólo con las armas del mercado."

El tiro de gracia contra Contarlo todo lo pretende dar el “recuento del año” de la antaño prestigiosa revista Somos, donde Enrique Sánchez Hernani simplemente elidió de su listado a la novela de moda en Lima.
Frente a todo ello, mi amigo el narrador Fernando Ampuero, ayer mismo, salió en defensa de la novela, relativizó los gazapos y alimañas lingüísticos hallados hasta ahora (se acercan a la centena), y publicó a dos páginas, en La República, el texto que preparó para la presentación del libro en el local de moda en Lima: Ayahuasca.


Por mi parte, sinceramente leí con fluidez al menos dos terceras partes del libro, pasando por alto deliberadamente las imprecisiones del lenguaje de que habló Alonso Cueto en su respectiva y elogiosa reseña. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en que una novela que el mismo autor califica de “realista”, no puede darse el lujo de carecer de unidad temática y cohesión internas.
Veremos qué ocurre luego de todo lo dicho.

---Fernando Ampuero arremete contra lo que llama "crítica radical".

14 comentarios:

  1. Anónimo29.12.13

    y qué Coral, porque leíste con fluidez el libro es bueno? Quieres que te creamos solo porque tú lo dices????

    Tu tocayo//

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29.12.13

    un libro de 500 pp puede aguantar un diez por ciento de errores, o sea, 50.

    Pero más de 100 errores, y además gramaticales y ortográficos!!!!

    Ese huevón no es escritor.

    Gustavo Quispe
    San Marcos
    DNI 0773256988

    ResponderEliminar
  3. Anónimo29.12.13

    Coral, con este post has demostrado que eres incondicional de Ampuero: el libro es malo y no necesito leerlo!!!!

    Winston

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Winston...

    ResponderEliminar
  5. EL CACHERO DEL JET SET29.12.13

    ¿Cuándo perdió, es decir, ganó, Gamboa?????????????????

    Cuando se unió a Mariana, hija de uno de los mejores amigos de MVLL

    Todo se sabe.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo29.12.13

    Señores: céntrense en el libro, por favor.

    Cipriani.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo29.12.13

    Hola, yo pensaba que estaba "llerena" de poesía, pero soy un huevón más que gana su platita con la publicidad.

    Jeremías: hay que saber aceptar las limitaciones.

    Coral, esto no te salva de nada, no te hagas el cojudo.

    29.12.13

    ResponderEliminar
  9. Anónimo29.12.13

    Bueno, hijo, gente que espera que Zavaleta y Otero sean realmente poetas, y que maletea a Martín, el mejor poeta que ha dado en los noventa la U de Lima, me tiene sin cuidado.

    ResponderEliminar
  10. TEÓFILO29.12.13

    En el recuento de Ytigoyen falta MUSLO QUE SUBE DE AMPUERO.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo6.1.14

    Otero y Zavaleta poetas?????

    Todo el mundo sabe acá en Comunicaciones de la de Lima que el poeta más leído y reconocido es Martín Rodríguez-Gaona, a quien Gamboa representa de una manera oscura y con muy mala leche en su novela.

    Felizmente que Abelardo Oquendo ya lo puso en su sitio.


    Joel Steichman

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7.1.14

    XDDDD
    No hay nada más chévere que las riñas de escritores.

    Sahara

    ResponderEliminar
  13. A mi me ha parecido una novela muy decente, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de la primera. Es cierto que se respira cierto tufillo a autosuperación, pero en general el discurso es bastante honesto. Por otro lado habrán errores gramaticales o de puntuación (cosa que, por cierto, es sobre todo responsabilidad del departamento de corrección de Mondadori), pero la voz es muy potente y viva.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.