9.12.13

Manuel Valero: Los premios literarios son una estafa

La literatura contra los premios literarios son casi un subgénero en Iberoamérica. Denle una chequeada, por ahora, a este texto del escritor Manuel Valero. Mayo, 2013. Tomado de MICIUDADREAL.
 
 
Manuel Valero.- Les voy a contar algo. Soy escritor, nunca he publicado con dinero público -salvo que mis editores se buscaran la vida, que nunca lo supe- y sólo me he presentado en dos ocasiones a un concurso literario. Del primero salí escaldado y el segundo que se lo llevó otra celebridad como era previsible fue el último que organizó la CCM antes del derrumbe.
El primer concurso en el que participé fue de casualidad. Yo había terminado mi primera novela seria, Balneario, cuando llegaron las bases a mis manos. Como pasaba por allí, es decir, como ya lo había escrito, el concurso llevaba el nombre de Francisco García Pavón -lo organizaba el Ayuntamiento de Tomelloso – y además el premio era de un millón de voluptuosas rubias (pesetas), pues hice las copias necesarias, cumplí con la tontería de la plica y mandé la obra. Ya se habrán dado cuenta de que no lo gané. Bien. La investigación minuciosa que luego hice al enterarme de quien era el gestor del concurso -voy a omitir nombres- dio como resultado el temido y esperado resultado valga o no la redundancia: ¡Oh. el premio estaba amañado de antemano!
Irritado escribí quizá uno de los artículos más duros de mi vida que titulé Yo acuso, con la venia de Emilio Zola, a riesgo de aparecer ante la opinión pública como el típico escritor enfadado por que el premio no hubiera recaído en su excelsa obra. Me dio exactamente igual porque no fue esa la razón que en conciencia me llevó a denunciar un fiasco que manchaba el nombre de Pavón ya desde la primera edición sino la constatación implacable, frontal, evidente e irrefutable de una descomunal estafa, máxime cuando la persona que gestionó el premio, tuvo ocasión años antes de proponerme la creación de un premio literario en Puertollano con la intención de repartir dividendos. Claro que me hubiera gustado ganar el Primer Premio de Novela García Pavón, cómo no, pero la denuncia sirvió al menos para tener más cuidado en ediciones posteriores.
 
 
Unos cuantos -bastantes- años después, en 2009 participé en el concurso de Novela Histórica de Alfonso X El Sabio de CCM sí la nuestra. Yo había terminado Entre las balasy sin aprender la lección y sin pensarlo dos veces lo envié. Lo envié a sabiendas del fiasco presumible, pero como ya lo sabía no me dí por estafado. Efectivamente lo ganó Mercedes Salicahs por Goodbye España,.¿la conocen? Todo dentro del guión. Perfecto. Y dirán, ¿y qué demonios viene todo esto? Pues porque le acaban de dar el premio Lara de novela aMarta Robles. Para disimular presentó la historia Luisa y los espejos con el pseudónimo Susana Gutiérrez. Y como el jurado Ángeles Caso, Fernando Delgado, Pere Gimferrer, Ana María Ruiz-Tagle y Emili Rosales.-¿han tomado nota?- no sabían nada ni habían leído nunca antes una linea, ni siquiera ante el espejo, pues se quedaron tan encantados con la novela de la tal e ignota Susana que le dieron el pastón a la colega Marta. Pues bien, casi todos los premios literarios en España son una estafa, una añagaza, una mafia organizada en la que participan premiados de antes y futuros premiados, siempre de nombre resultón, para que la editorial no pierda tontamente un dinero que da a escritores listos en concursos a los que se presentan muchos escritores tontos.
La corruptela también contamina a eso que llamamos Cultura y que consideramos virginal y depositaria de altos valores inmarcesibles. Los premios literarios son un fiasco, que cumplen aparentemente todas las normas para que después en fiestas sociales de relumbrón se juegue a la exquisitez y la excelsitud intelectual. El timo del tocomocho librero es buen tema, el juego trilero de los Planeta, los Lara, los Nadal y los de la Virgen de las Consolación, es una buena historia de investigación para que meta el moco el intrépido Jordi Ëvole en Salvados. Aunque no sé porqué me temo que a lo mejor es un tema demasiado caliente incluso para el campeón del periodismo indignado.
Coda:- Les juro, y no tendría por qué hacerlo, que hambre no es, como decía una visita que llegó a una casa con más gusa que un maestro de escuela y abría la boca a cada poco, simulando que era sueño. No es despecho. No me considero ni más ni menos digno que cualquier otro u otra autor o autora para ganar o no un premio, ya que el mejor de los premios son los lectores. Pero conviene quitarse la venda de los ojos y asumir que la Literatura ha muerto, y que los libros hoy los escriben famosetes de los medios, presentadoras que plagian o periodistas de trinchera, de consuno con intereses editoriales. No es acidez de articulista miciudarrealeño, amigo Romera, soy un tipo soportablemente feliz a ratos, a quien algunas cosas le enervan, como supongo que a todo el mundo. Son los concursos estúpidos y la vomitiva feria de las vanidades. Ah, si Saramago levantara la cabeza.
---El autor.

1 comentario:

  1. Anónimo8.1.14

    No es para tanto, cuando no hay dinero de por medio no lo son.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.