20.1.14

FRISANCHO: LA IMPOTENCIA DEL CRÍTICO FRENTE A UN MAL POEMA




Ayer, la publicación de un ¿poema? del incontenible Alan García en "El Dominical" de El Comercio, gracias al exquisito gusto literario de Martha Meier de Miró Quesada, causó revuelo en internet.

Uno de los que más apresurada y enfáticamente rechazó la afrenta a la poesía peruana con mayúsculas, fue el poeta y crítico Jorge Frisancho, desde sus cuarteles de invierno en EE. UU. Dice Frisancho:

"Llevo ya un buen rato, desde que lo leí por primera vez, tratando de esbozar un acercamiento crítico al poema con que hoy el señor Alan García engalana las páginas de El Comercio. Tengo una cierta experiencia en estas lides, y por lo general una primera mirada a un texto basta para sugerir una aproximación de lectura. Ese no ha sido el caso hoy. Han pasado las horas y apenas si salgo de mi desconcierto. No creo que esa haya sido la intención del autor, que de vanguardista no tiene mucho que digamos, pero leer su texto (dedicado a la Batalla de San Juan, un 13 de enero durante la Guerra con Chile) me ha dejado más que perplejo.
Creo entender que para el poeta García la ciudad de Lima es una vaca (también, a ratos, una ballena), y que el Morro es un toro de sal. La vaca está preñada; el toro, es decir el morro, es el papá (el recatado poeta ha decidido privarnos de la escena de su apareamiento, que queda a la imaginación).
Intuyo también que el ejército chileno es, en esta laboriosa metáfora, el torero. Aunque mata a cañonazos, lleva puñal en vez de espada. Y también una puntilla con la que da, me parece, la estocada final. Y tiembla el ande, porque el ande siempre tiembla en este tipo de literatura.
Los versos finales del poema sugieren una suerte de abandono teológico ("¡Haz señor tu voluntad!") y la esperanza de un renacimiento. Pero quien renace ahí no es el toro, es decir el morro, ni la vaca, es decir la ciudad. Tampoco el vástago que habían engendrado, del que no volvemos a saber. Renace, nos dice García, el mar. Punto final.
¿Qué decir al respecto? Poco, la verdad. Este poema, más que crítica literaria, reclama psicoanálisis. El poema es tan malo que parece una broma. (Tan malo, de hecho, que no dudo de su autenticidad: hasta en los prosaicos pasillos del local de Alfonso Ugarte ha de ser posible encontrar alguien que lo haga mejor, para que el jefe firme).
Pero es que el punto no es ese. El punto es que García ha querido publicarlo ahora, y El Comercio (más específicamente, el suplemento dominical que dirige Martha Meier Miró Quesada para su pasquín familiar) lo han acompañado por sus propias razones en el despropósito.
Publicarlo ahora, digo: a pocos días del fallo de la Haya. Hace rato que el poeta García viene tratando de posicionarse como el antichileno por excelencia en el escenario nacional y recuperar la autoría del proceso que llevó a ambos países a la Corte Internacional de Justicia. Este poema es parte de esa campaña de agitación chauvinista, embanderamientos a deshora y promoción del rencor. Una parte ridícula, por decir lo menos, pero parte al fin.
Que no tenga empacho en publicarlo es síntoma de una inconmensurable egolatría, lo cual no es novedad. Cosa más seria es que el Dominical lo haya acogido. Otra prueba , por si hiciera falta, de lo abismal de su caída en el pantano de la politiquería nacional.
Que El Comercio y Martha Meier hayan decidido jugar todas sus cartas a favor de García en vistas al 2016, dada la confluencia de sus intereses con los del líder aprista, es una cosa. Y otra, que debería ser distinta, es que publiquen semejante sandez. Esto último revela no sólo un tremendo desprecio por sus lectores, sino también uno -quizá más profundo todavía- por sus propias páginas, a las que no han dudado en ensuciar con este texto que, para decirlo en términos elegantes, es una completa caca.
Y cuando los dueños de un periódico le pierden el respeto a sus páginas , los lectores sabemos que su problema ya no tiene solución, o por lo menos no la tendrá hasta que se vayan y sean reemplazados por alguien más sensato".

¿Por dónde empezar? En primer lugar, creo que es empeño manco (y cojo, que no cojudo) intentar "explicar" un poema malo, tanto como lo es intentar explicar "Los cuatro cuartetos" o el poema a Machu Picchu de Martín Adán. Todo poema realmente bueno solo admite reelaboraciones críticas, glosas, pie de páginas, escrituras-parásito que intenten limpiar el poema a los ojos del lector, y nada más.

Lo mismo, pero en un plano degradado, digamos, sucede frente a un poema realmente malo: su opacidad involuntaria, su ridiculez expresiva, su dependencia absoluta, para seguir siendo un poema y no un rosario de veleidades, con respecto al ordenamiento formal (léase versos, rimas, cuartetas, cierta medida métrica incipiente), impide al crítico penetrar en los miasmas del texto exhibido; más: hace estéril e inconducente todo intento de "explicar" (como quiere Frisancho) el poema en cuestión.

En lo único que acierta Frisancho es que el poema es más materia de psicoanálisis que de crítica literaria; pero cae, increíblemente para gente de su experiencia, en la vulgaridad del poema mismo que quiere desbaratar con sus armas críticas. Su "contundente" dictamen podría ser también objeto de estudio para el famoso psicoanálisis (sobre todo si no se nos ha logrado explicar cómo ha llegado a dicha conclusión el crítico):

"(el poema) es una completa caca."

El trasfondo político de porqué se publica justo ahora este tipo de poema simbólico-bélico es más o menos transparente; realmente es en lo único que un crítico respetable debería haberse detenido. Porque la publicación del poema malo ha sido orquestada y empleada acaso como señuelo falso para jugadas políticas que vienen por otro lado.

Recordamos al Frisancho crítico que hay interesante libros peruanos para reseñar, como "Contarlo todo", "Los bosques tienen sus propias puertas" u "Hoyo 13", como para detenerse en sandeces usadas como dispositivos políticos.

Dicho todo esto con la mejor intención.

---En la imagen, Jorge Frisancho.

11 comentarios:

  1. Anónimo20.1.14

    Frisancho fue poeta, nunca crítico.

    Luyo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20.1.14

    No hace falta ser crítico para darse cuenta que esa es una jugada de El Comercio y el Apra para distraer y molestar al gobierno.

    Schehade.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20.1.14

    Frisancho no tiene la culpa, él da lo poco que puede.

    Alan es un conchesumadre que se las arregla para joder a los caviares siempre.

    José.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20.1.14

    ESE POEMA DE MIERDA NO MERECE NINGUNA ATENCIÓN CHESUMADRE!!!!

    FRISANCHO HUEVÓN!!!


    CAÍSTE EN EL JUEGO APRISTA!!!


    Richi Lakra

    ResponderEliminar
  5. Anónimo20.1.14

    ESE POEMA DE MIERDA NO MERECE NINGUNA ATENCIÓN CHESUMADRE!!!!

    FRISANCHO HUEVÓN!!!


    CAÍSTE EN EL JUEGO APRISTA!!!


    Richi Lakra

    ResponderEliminar
  6. Hola Víctor. Gracias por la buena intención. En el mismo espíritu, un par de precisiones. En efecto, el tema en este asunto es el político,no el literario. Y de eso trataba mi nota: esa es la explicación que quise dar (la única que viene al caso): "Hace rato que el poeta García viene tratando de posicionarse como el antichileno por excelencia en el escenario nacional y recuperar la autoría del proceso que llevó a ambos países a la Corte Internacional de Justicia. Este poema es parte de esa campaña de agitación chauvinista, embanderamientos a deshora y promoción del rencor. Una parte ridícula, por decir lo menos, pero parte al fin." O sea, ahí estamos de acuerdo, y qué gusto me da.

    Lo otro es que, aunque no entiendo bien el afán de andarle diciendo a otros de qué deben ocuparse y de qué no (si un tema no te interesa, no leas mis artículos y ya; te aseguro que es lo que yo hago con tu blog), sí me he ocupado de uno de los libros que mencionas como importantes (el de Jeremías Gamboa). Aquí está: http://redaccion.lamula.pe/2013/12/14/oportunidades-perdidas/jorgefrisancho/

    No sé si tú hayas escrito también sobre este libro, ya que reclamas que nos ocupemos de él. Te buscaré.

    Por último, contarte nomás que mis cuarteles (los de todas las estaciones, no sólo los de invierno) se han trasladado hace un rato ya de regreso al Perú. Por ahí nos vemos. Salud.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21.1.14

    Es cierto que el texto de Alan no amerita crítica literaria, pero no me parece que haya sido la intención del autor como se indica. Desde el título se señala lo de la explicación de lo inexplicable. Es una nota en joda en la mula, no en un blog de literatura o similares. No creo que deba tomarse por el lado literario (inexistente) sino por la maniobra política.

    ResponderEliminar
  8. No sabía que estabas por el Perú. Espero que aproveches la oportunidad para seguir conociéndolo. En cuanto a los libros que te sugerí comentar, era solo eso, una sugerencia. Tengo tanta lectoría en mi blog que no me doy cuenta quién me lee y, finalmente, no me interesa.

    En cuanto a la publicación de la regurgitación de Alan, no creo que sea expresión de una supuesta postura antichilena: durante su segundo gobierno se favoreció mucho a los capitales chilenos y él tiene muy buenos amigos allá.

    La verdadera intención es calentarle el piso al gobierno actual, para que cuando se dé el fallo, los chilenos estén de ánimo desequilibrado y las conversaciones posfallo se estropeen.

    Darle espacio a esa tonta trampa de García y la desneuronada MMMQ es tonto y a tus años deberías reconocerlo.

    Salud con jugo de berenjena desde la linda tierra de los sachapuyos!!!

    Mejor suerte para otra vez y otro texto.

    ResponderEliminar
  9. Óscar21.1.14

    Alan es un figuretti maniaco y engreído que no acepta críticas.

    Parece que hay muchos así,aunque no tengan su panza ni hayan llegado a alcaldes de su distrito siquiera.

    ResponderEliminar
  10. Pues ahí creo que te equivocas, Víctor. Comentar las maniobras de García nunca es tonto, porque no se trata de un personaje trivial sino de uno a quien el Perú le debe muchas de sus desventuras actuales, y a quien de salirse con la suya el 2016 le deberemos muchas más. Pretender ignorarlo cuando el grupo que controla casi el 80% de la prensa nacional le revienta bombos y platillos es lo tonto, me parece. En eso estamos en desacuerdo, pues.

    Gracias de nuevo por los buenos deseos. Yo no te deseo suerte con tus textos porque estoy seguro de que no es lo que necesitan, pero que en todo te vaya muy bien, hermano. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Coincido contigo en que Alan es el elegido para el 2016 en el grupo El Comercio (con Keiko a placé). En lo demás, hay una saludable divergencia de opiniones. Veremos dentro de poco, cuando lo del Fallo, hacia dónde se dirigen las aguas (o las balas). Abrazo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.