18.2.14

Sobre el floro que pasa por crítica literaria

Lo peor que le puedes hacer a un debutante en poesía, es marearlo con floros seudocríticos sobre su ópera prima. Un poemario merece siempre una atención esmerada y un rigor crítico implacable. Aun cuando el poeta debutante fuera tu amigo, o piensas publicar tu libro en la misma editorial. La ignorancia no siempre es atrevida; a veces es ingenua y se cree todo lo que le dicen. Y la sapiencia académica es a veces nada rigurosa y empalagosamente zalamera (casi siempre con intereses subalternos).

Cuando escribes una crítica poética y esta está llena de elogios y circunvoluciones lógicas para dar interés y otorgarle complejidad a la básica simpleza del poemario, te resulta difícil e inconveniente poner citas de este, algo que nunca debe dejar de hacerse, por respeto al lector y al propio crítico.

Pues cada elogio, cada característica, cada consideración positiva o negativa que señales sobre un poemario, necesita ser refrendado por una cita textual, para que el lector se dé cuenta de que no te estás confiando en tu "prestigio" académico para vender un libro primario como un texto fundamental dentro de nuestra tradición poética.

Lo contrario, a saber, florear al poeta e hipostasiar las pocas virtudes del poemario debutante, es una ligereza y una falta de respeto a la poesía, al poeta y a la ya de por sí maltraída crítica de poesía.

Demos, por ahora, el beneficio de la duda al crítico-poeta-académico que ha incurrido en este delito literario flagrante de optar por la falta de rigor para esconder las debilidades de un texto. Hemos leído cosas de él mucho más interesantes y sólidas. Esperamos que vuelva por esos fueros.

 

16 comentarios:

  1. Anónimo18.2.14

    definitivamente los buena gente y los amigueros no deberían hacer crítica literaria. Crean confusión. buen punto, Victor.

    José Carlos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18.2.14

    Creo que cada quien es dueño de elogiar a sus amigos o al enamorado de tu amiga o a quién desee. Quiénes somos para juzgar lo que otros hacen? Y si tiene intereses "subalternos" pues mejor para él, que un poco de platita no está mal para ustedes los misios escritores.

    Frida Khalo

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja!!!

    Me hizo el día esta "Frida Khalo"

    ResponderEliminar
  4. Cortázar cronopio18.2.14

    ¿Importa la función de la crítica?

    Karina Valcárcel: Muchas personas dicen que si la crítica no te considera, ya sea de buena o de mala, no existes. A mí me parece que no es una condición necesaria. Además, en nuestro país no existe crítica literaria per se. Existen estas personas que están en todo su derecho de expresar su opinión [pero] en todo caso, ¿Qué valida la opinión de los críticos? No he pensado con detenimiento si la existencia de la crítica literaria sea una condición necesaria para la literatura o poesía. Además, siento que la poesía transgrede los límites de lo literario y no podría afirmar que es necesaria la crítica literaria para valorar tu obra, dado que en nuestro país no está totalmente instituido, no existe la institución de la crítica literaria, sino unos cuantas personas dispersas, y entre todas estas personas, creo que el crítico entre los críticos sería (Ricardo) Gonzales Vigil.

    Y muchos de los críticos son o han sido escritores también...

    Karina Valcárcel: De hecho siento que es necesario que parte de la supuesta crítica debe abandonar su propia teoría de lo que debe ser la literatura, de lo que debe ser la poesía, de lo que deben ser los géneros... porque cuando tienes muy definidos los límites, ¿Qué más queda por hacer? Es un poco absurdo seguir escribiendo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo18.2.14

    Lo único que me convence es que el crítico tiene que hacer citas textuales para acompañar lo que está elogiando. Saludos.

    RGV

    ResponderEliminar
  6. Bueno, si te fijas bien, ahí está el delito literario cometido por el reseñista. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18.2.14

    Uy Coral, te están metiendo cabe como crítico, no me dejo!!!

    Richi Lakra

    ResponderEliminar
  8. Si te refieres a esas declaraciones de Valcárcel, no creo que se esté refiriendo a mí, pues, que recuerde, nunca he hecho una reseña sobre un libro suyo. Peor aún, apenas he podido leer uno de sus cinco libros, y la verdad que, como no vi nada nuevo, no me motivó a escribir nada.

    Su último libro, apenas lo he hojeado y me parece más de lo mismo, o sea, menos de lo mismo.

    En cuanto a eso de que la poesía excede lo literario, es una vieja idea que hasta puede ser cierta, ¿eso qué importa? La cuestión es que si un poeta no hace performances o poesía sonora, y lo único que hace es publicar libro tras libro encerrado en los mismos temas cotidianos y sin la más mínima actitud hacia la búsqueda de nuevas formas y/o visiones, entonces sí que no vale la pena seguir escribiendo.

    En realidad todo esto surge de un vitalismo antiintelectual bastante primario, producto de una formación académica deficiente. Se cree que la poesía es algo inefable, inalienable y al alcance de todos menos de los que piensan la poesía, menos de los intelectuales de la poesía (sic).

    Es gracioso, porque los grandes poetas dentro y fuera del Perú han sido grandes intelectuales, desde Eliot y Pound (hay que leer sus ensayos) hasta Martín Adán y Montalbetti (gran lingüista).

    ResponderEliminar
  9. Finalmente, no sé qué tiene que ver la entrevista a Valcárcel en un post que no se refiere a su obra.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo19.2.14

    Martín Adán era un ebrio genial que no tenía nada de intelectual, paraba embriagado de vino y poesía.

    Paul.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo19.2.14

    Martín Adán era un ebrio genial que no tenía nada de intelectual, paraba embriagado de vino y poesía.

    Paul.

    ResponderEliminar
  12. La ignorancia es acojudante y falseadora.

    Adán se graduó en Literatura en San Marcos con una extraordinaria obra teórica: "De lo barroco en el Perú".

    Además, bebía cerveza, no vino, y dominaba perfectamente cuatro idiomas aparte del castellano.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo19.2.14

    da el nombre. no retrocedas!

    ResponderEliminar
  14. Hsy un monito tití, un imbécil literario, que en medio de insultos afirma que "De lo barroco en el Perú" fue "compuesto por sus amigos (de Adán", en especial Luis Alberto Sánchez.

    Este sonso se ve que ni ha leído el libro, pues solo por el estilo barroco en que ha sido escrito uno se da cuenta de que es imposible que LAS haya metido mano con su estilo clasicón y sin rizomas.

    Lo que hizo LAS fue ser el asesor de tesis de Adán, lo que no quiere decir que le haya escrito el libro al poeta (cómo se ve que este aventurero nunca ha hecho una tesis).

    Lo que sí hace Sánchez es aportar el prólogo al libro, donde obviamente se deshace en elogios para con el estudio teórico.

    Este cerebro de monito tití se dejó llevar por un mal chisme y mal chiste.

    En el 2005 hice un largo artículo para SOMOS sobre Adán, para lo cual tuve acceso a sus cientos de libretas llenas de poemas a mano y hasta a algunas servilletas y platinas de cigarro donde escribió sus poemas. También la UNMSM me facilitó él record de notas del poeta: notas excepcionales en todos los cursos. Todo lo cual apuntala la idea de que Adán fue un brillante intelectual.

    Vamos, hijo, hay cosas más fiables que la Wikipedia o que tu envidia de narrador mediocre y poeta frustrado.

    ResponderEliminar
  15. ¿Dar el nombre de quién? El post vale para todo reseñista.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo22.3.14

    llama la atención lo fácil que sale el insulto en estos blogs literarios, todos parecen hildebrandts

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.