31.3.14

BIENAL MVLL: ALGUNOS NARRADORES TAMBIÉN LLORAN





No me cabe duda de que la recientemente finalizada, con gran éxito, Bienal Mario Vargas Llosa ha generado urticarias, erupciones cutáneas y hasta espirituales en muchos narradores locales. Sobre todo en aquellos que no pudieron entrar en el encuadre de las fotos de Daniel Mordzinski, y en esos otros que se tuvieron que contentar con leer poemas de Vallejo.

Muchos narradores eligieron lo más sutil: hacer como si la bienal no existió. Así, mi amigo Rodolfo Ybarra y el “celebrado” narrador Fernando Cueto. Otros dieron cuenta en su Facebook del ganador del premio, pero no pudieron dejar escapar un sospechoso “Empezó el besamanos”, como mi amigo Gabriel Ruiz Ortega.

Todo ello es en alguna medida comprensible. Lo que resulta ya repugnante es la actitud de dos escritores “de izquierda”, Diego Tréllez y Ricardo Virhuez. El primero escribió en su muro:

“Disculpen, señores, pero las fotos de Daniel Mordzinski me parecen de una impostura tremenda. Es como si Mordzinski no hubiera leído a ninguno de los autores que retrata. Me pregunto si realmente lo ha hecho o si lo suyo solo se trata -literalmente- de colocarlos en posiciones/situaciones inusuales sin prever que el resultado es, a veces, bastante cursi. En fin. Es mi opinión. De repente para muchos es un genio y yo no soy capaz de verlo”.

J De pronto, ya no tenemos a un autosobrevalorado narrador y crítico literario, además de reseñista de música. Ahora tenemos también, súbitamente, a un crítico fotográfico que, de manera oblicua y temerosa, no se atreve a criticar de frente a la Bienal y su spuesta tendencia “elitista”, pero se la agarra con el fotógrafo oficial de la Bienal y de muchos otros eventos literarios internacionales.

Más valiente, pero más burdo, resulta lo que escribió en su muro Virhuez:

"La reciente visita de Vargas Llosa y su corte de escritores fascistas me convencen no solo del mercenarismo intelectual de la clase media, sino también de amplios sectores populares que se sienten "tocados" por la presencia de Vargas en actividades financiadas por intereses yanquis. La crítica literaria sobre la obra de Vargas es poco conocida en el Perú, adonde solo llegan los halagos de la corte, de modo que cualquier mención al valor literario de Vargas parte de una falacia ad hominem (ganó el Nobel, el más premiado, etc)".

Llamar “fascistas” a Mario Vargas Llosa y a Iwasaki, Wiener, Gamboa, Faverón, Cueto, Ampuero, Roncagliolo y otros, no solo es un lamentable exabrupto producto de la irreflexiva ideologización de Virhuez, resuma en el fondo una envidia e impotencia enormes; la zorra que habla mal de las uvas que no puede alcanzar.

No tengo duda tampoco que la bienal tuvo cierto sesgo ideológico (estuvieron Plinio Apuleyo Mendoza, JJ Armas Marcelo, Jorge Eduardo Benavides, entre otros); pero ello no desvirtúa la Bienal ni convierte a los participantes en esta primera versión en dignos de ser invisibilizados, o insultados de la manera en que lo hace Virhuez.

Con esta actitud, sin quererlo (eso espero) algunos de nuestros escritores que se ven como excluidos de la Bienal coinciden con la dirección fujimorista de El Dominical de El Comercio, para quien la Bienal simplemente no existió, y dedicó su reciente número a celebrar un aniversario de Octavio Paz.

Hay coincidencias que matan.

ACTUALIZACIÓN: Se me estaba escapando esta arenga "luminosa" del autor de "El gaznápiro", Alejandro Sánchez Aiscorbe:

"Eso es, muchachos y muchachas, no le teman. Está apoyando directamente a los asesinos. Follow the money, sigan la pista del dinero. Denuncien a Vargas Llosa, intelectual barato asalariado del ultraconservadurismo, a donde vaya. Ya es hora de que los jóvenes peruanos, capaces de construir 100 Machu-Picchus, despierten y construyan su propio país. Para eso deben comenzar por descreer de la historia oficial con que han tratado de lavarles el cerebro (como trataron de hacer con l...os jóvenes chilenos), deben estudiar, leer, investigar y configurar las verdaderas imágenes de quienes, como Vargas, se llaman paladines de la libertad, pero en realidad son el brazo de doble puño, gemelos y axila perfumada que oculta el brazo del decapitador, del degollador, del exterminador de dirigentes populares y sindicales en Colombia durante décadas (y esto no implica apoyo a las FARC, cocausantes de la situación, porque quien no gana una guerra es responsable de las consecuencias), y ahora del exterminador de dirigentes populares y gente del común en Venezuela.
Like · · Share"

El narrador y editor Gabriel Rimachi Salier me envía esta "joyita":

Winston Orrillo: y la otra mierda contrarrevolucionaria que, paralelamente, organiza, ¿les da también tamaña risa? ésta es una foto de antología, digna de figurar en el libro de borges: "historia universal de la infamia"... 25 de marzo a la(s) 23:00 · Me gusta · 1

---La troupé de "ayayeros fascistas" de MVLL según algunos despechados narradores locales.

12 comentarios:

  1. Anónimo31.3.14

    Hola, Víctor, has dado en el clavo en el corto texto que difundes.
    Gabriel Ruiz Ortega dice eso del besamanos porque hubiera querido ser uno de los que estuvieron allí, como cuando vino Vila Matas, el problema es que Gaby solo se maleó al ser besamanos de Ampuero, de Gamboa y otros pensando que lo irían a convocar, pero nada.
    Diego Trelles es un caso rochoso, reclamó cuando Rodrich no lo mencionó en una lista irrelevante, que él calificó de clasista, pero se olvidó decir que el año pasado no dijo nada y hasta agradeció cuando el mismo Rodrich sí lo mencionó. Luego patalea porque no fue invitado a la Feria de Guadalajara, acusa a la pobre Salazar, hasta desliza la posibilidad de arreglo lésbico -lamentable para un dizque izquierdista ahora cómodamente instalado en París-, esto revela que no solo la talla la tiene modesta sino que la moral la luce aplastada, ahora se pica por las fotos de Mordinsky (interesa literariamente estas fotos), se pica porque no lo llaman. Ahora que está en la Feria de Bogotá con perros, pericotes y gatos queremos verlo, a ver si pechea a uno de los besamanos de la Bienal, a ver si no se saca fotos -él que colecciona más imágenes que libros-. Es un posero.
    Pero no dejes pasar el caso de los que sí fueron por realmente sobaditas de espalda a los amigotes. El caso del señor Tavito Dame un Favorón, qué patetito verlo con su pantoloncito pitillo, su camisa chibolera, sin amigos, porque hasta Thays y Ampuero estaban con la people, abandonado a su suerte, mendigando amistad a punta de peladitas de dientes. La verdad conmovedor. Y cuando habló, bien humilde y desubicado se presentaba como el autor de El Anticuario como quien dice el autor de La ciudad y los perros. Este tío está en muere, autor de una sola novela -mala- a pesar de empujarla en un disforzado segundo debut con ayudita de algunas palabras de Mario que calificaron su mamotreto como libresco (léase aburrido) y oscuro (léase cojudamente complicado).
    Mención aparte está Vilela y su pantaloncito fucsia, su bigotito bagre y la conducta adolescente de querer siempre chonguear con escritor de moda, la Gamboa, esta especie de Chayanne con acné y pose de Paul Auster.
    Por último, ese tal Virhues, la verdad, impresentable, son junto con otros de su calaña defensores a ultranza de los terrucos, quieren que trasladen a Polay a una cárcel civil, que le den más facilidades a Guzmán. Pedazos de pendejos, si estas mierdas tenían a los soldados sin uñas para después reventarles la cabeza a pedrones. ¿Para ellos no hay derechos humanos? Terrucos disfrazados, te apuesto que si lo invitan a una de esas ferias, ese tal Virhues como el camarada Trelles o hasta el comandante Ybarra acomodarían la sonrisita huevona que le conocemos para alistar maletas y perseguir a Mordinsky, Mamisky o quien sea para que le haga una foto.
    Pura pose, puro ruido, nada de fibra.

    Mención aparte la Wiener que está cada vez menos incomible como esa prosa que luce como sus regordetas y amorfas patas. Amiga, métete a un gimnasio o dona tus grasas a una panchada. Pero se alucina diva, solo saluda a Trola, a Roncayulo, a la Benavides y claro, a todo que tenga poder en ese charco literario que es la literatura.

    Nota aparte: la bienal no ha sido seria, se hubiera publicado la relación de los finalista como en el Rómulo Gallegos. Y Bonilla a pesar de sus premios y su prensa es un autor menor, Chirbes, a pesar de lo lento de su prosa es de aquí a Madrid superior.

    ResponderEliminar
  2. He posteado este comentario lleno de la misma mala leche de los escritores que critico solo porque dice dos cosas que me interesa discutir:

    Las fotos de Mordinzky no son literarias y no tenían que serlo. Son fotos de un evento social, no tienen por qué tener un sesgo artístico necesariamente.

    Y no creo que Ruiz Ortega haya estado en la actitud de sobonear a nadie para estar con los elegidos. Hizo en seguimiento positivo de la Bienal en su Facebook.

    En cuanto a la caracterización que se hace de Wiener, Faverón y otros, consigno mi desacuerdo total.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1.4.14

    Envidia, nos tienen envidia...


    ahahahaahaahhahaha

    Somos jóvenes y geniales, viejos marxistoides mediocres.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1.4.14

    A mí, me parece, más bien, que Gabriela Wiener está bien rica, carajo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1.4.14

    Parece que la polémica "andinos" y "criollos" se ha trasladado a "pitucos" y "resentidos".

    Qué chiste!!!!

    El que no está, se queja, pero cuando está, entonces ya no son elitistas los que lo elijen; el que está, le da la espalda a todo y se dedica a sobonear al Marqués MVLL a ver si le sale alguito.

    Todo se les permite, los escritores siempre han sido figurettis y acomodados, menos esa barbaridad de ponerse corbata michi: Jorge Eduardo, un coterráneo te dice que eres un figurín de cuarta en esa foto.

    Pablo Medina
    Arequipay

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2.4.14

    En mi opinión debió estar en la foto con el gran jefe Mario Vargas Llosa, el joven narrador Jerónimo Pimentel. Como poeta me parece inflado, pero su novelita sobre Melville me encantó. Saluditos.

    Johayra Vélez
    Carabayllo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2.4.14

    pides mucho a simples escritores Coral, los narradores no sn escritores místicos ni nada así, son gente comun y corriente que siente envidia, rabia, indignación, odio porque no los llaman, porque no los toman en cuenta. Así nomás somos los seres humanos, débiles y sin moral, la moral del escritor cambia con la editorial para la que escribe, esa es la purita verdad, me lo dijo un tal Silva que dice que es editor de una transnacional. Yo le creo.

    Feo con ganas.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2.4.14

    Bueno bueno, tiene su lado bueno que Chibolín Tréllez no haya sido convocado: se habría hecho evidente que es más chato que Faverón.

    Pero eso sí, El anticuario, que va a ser publicada en inglés, es inmensamente superior a cualquiera de las novelas de Diego Tréllez.

    Carlos Mesa
    PUCP

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3.4.14

    Parece que a Diego "Madurón Seguro" Tréllez no le sirvió esta vez el usar a sus hermanas periodistas para aparecer en los medios y figurar. Pobre Chato.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4.4.14

    Una pregunta inocente, Víctor, ¿Cueto lo está punteando a Faverón? O simplemente se está tapando el Ruiz Ortega por si las moscas.

    Y esa boquita en "o" bien sugerente, por decir lo menos, ¿no?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5.4.14

    Otra preguntita:

    por qué Carlos Yushimito va al encuentro, se pone hipócrita con todos y luego escribe contra MVLL y la Bienal.

    ¿Se cree pendejo o es cojudo?

    De Souza.
    Sao Paulo.

    ResponderEliminar
  12. no sé por qué me preguntan huevadas como si yo los hubiera parido.

    No jodan.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.