24.3.14

J. GAMBOA Y LA CRÍTICA COMO FAVOR INÚTIL

Debemos agradecer, aquellos que ejercemos con cierta frecuencia la crítica literaria, textos como el que ayer publicó el narrador Jeremías Gamboa en El Comercio (pueden leerlo aquí). ¿Por qué? Porque nos enseñan lo que debemos evitar concienzudamente cuando hacemos una reseña, y sobre todo si es para un amigo. A saber: que siempre una crítica debe seducir al lector para leer el libro, llevarlo a adquirirlo, de ser posible.

Gamboa comete un error de principio; el establecimiento de vasos comunicantes entre Al norte de los ríos del futuro, de Jerónimo Pimentel, y la pieza teatral Astronautas, de Jorge Castro. Ello no solo porque la obra de teatro tiene fundamentos paródicos y de crítica identitaria, también porque el poemario de Pimentel hijo, más allá del escenario distópico que configura, no se aleja en ningún momento de la imaginería y, sobre todo, del lenguaje poético tradicionales (esto lo desarrollaré más plenamente en una próxima reseña a ser publicada fuera del Perú).

Cito al autor de Contarlo todo: "Su trabajo (el de Pimentel hijo) parece completar un arco iniciado por Castro: si el Perú estuvo a punto de ser el primer país en conquistar la Luna, ¿por qué no podría ser el que sostuviera la misión de un solo hombre que intenta analizar el destino de la humanidad a través de una de nuestras mejores armas --la poesía-- desde que César Vallejo empezara a unir versos?".

Hay tres puntos inútilmente expuestos aquí. Inconvenientes. El primero es un grosero error de lectura de la obra de Castro: El Perú nunca estuvo en la carrera de conquistar la Luna y Velasco jamás intentó una hazaña de ese tipo. Se trata de una falsa noticia que le sirve al autor teatral para darle cimiento a su diégesis dramática.

Lo segundo radica en lo desatinado de colocar un poemario que se quiere presentar como "arriesgado y original", al final de un proceso supuestamente iniciado por Jorge Castro con su obra. Como que no es el mejor elogio que se le pueda hacer a un poemario, menos al poemario de un amigo. Finalmente, Jeremías Gamboa termina su frase invocando a Vallejo, algo que inmediatamente generará en el lector, en el mejor de los casos, que se compare al incipiente Pimentel junior con el insigne poeta del Perú, si es que no sucede que simplemente el lector rechace el poemario solo por haber sido comparado por el inalcanzable autor de Trilce.

Con esta columna, Jeremías Gamboa deja claro que, incluso para hacer crítica literaria, se necesita un mínimo de criterio y de talento. ¿Cuánto más se necesitará para hacer una novela convincente o para escribir un poemario de ciencia ficción en el Perú de hoy?



---En la imagen: Jeremías Gamboa con el director teatral Jorge Castro, en actitud amical asaz elocuente. 

12 comentarios:

  1. Anónimo25.3.14

    Ahahaha hablan las imagenes.

    Paulo Cesar

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25.3.14

    Como siempre un maestro del decir sin decir.

    :DD

    ResponderEliminar
  3. Anónimo25.3.14

    O sea todo queda en family bro la de lima es lo max!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo25.3.14

    Hay amiguitos que no secansan de hacerse la 69 entre ellos

    Deleuze

    ResponderEliminar
  5. Anónimo25.3.14

    Estudio en la U de Lima y no me parece malo que un grupo de amigos se apoye entre ellos para promocionarse como artistas. Todo el mundo lo hace y el que no lo hace es porque no tiene amigos.

    Comunicaciones.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo26.3.14

    no se critica que se apoyen los amigos, sino cómo se apoyan

    ResponderEliminar
  7. ¿Y cómo se apoyan, anónimo?

    ResponderEliminar
  8. Anónimo27.3.14

    me permito una reflexión desde la plástica. A lo que estamos asistiendo en la literatura es a una pérdida aurática de los escritores y su forma de relacionarse con el mercado. Ahora, sin sangre en la cara, descubren a los cuatro vientos sus contubernios, sus argollas y a nadie le interesa porque esa forma de hacer las cosas se ha instalado en nuestra propias vida diaria.

    Todos nos hemos vuelto mafiosos y discriminadores y usamos la crítica para justificar el hecho de considerar nuestro grupo de amigos como "privilegiados" en la literatura, el arte, el periodismo.

    JUAN ACHA.

    ResponderEliminar
  9. "Todos nos hemos vuelto mafiosos..."

    Otra vez las generalizaciones.

    ¿No has escuchado hablar de un tal Diego Trelles, es el non plus ultra de la democracia literaria?

    ;)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo27.3.14

    Disculpa pero solo leo a los modelos de lo escritores locales, no a las mala copias.

    JUAN ACHA.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo27.3.14

    La Universidad de Lima es una de las universidades más prestigiosas del Perú. Qué culpa tenemos que a los de Literatura de San Marcos los atonten con tanta teoría y les enseñen cojudeces sobre identidad que no los dejan hacer una carrera literaria exitosa.

    Steve Siemens

    ResponderEliminar
  12. Anónimo28.3.14

    Qué pena. Hay gente pituca que confunde soberbia con inteligencia.

    Filomena Canchis.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.