14.4.14

¿EXISTIÓ UNA "GUERRA CIVIL" EN EL PERÚ O FUE LA ÉPOCA DEL TERRORISMO?

Donde este blóguer se permite una pequeña reflexión extraliteraria debido a ciertos recientes sucesos.




El apresamiento de la dirigencia y algunos connotados miembros del Movadef, organización que forma parte de lo que queda del PCP-SL, ha movido muchas conciencias y hecho levantar la voz de protesta a muchos jóvenes en las redes sociales.

Con pena he comprobado que aquellos jóvenes que no sufrieron los años del terror en nuestro país, han caído en la trampa de esta organización, que les habla de que en el Perú hubo una "guerra interna" y hasta una "civil war", como reza en la portada de un libro de ensayos publicado hace poco por el doctor Paolo de Lima.

Cuando vi y hojee este trabajo, decidí que no iba a criticarlo porque, más allá de ese error de apreciación sobre el triste papel que le tocó hacer a SL entre 1980 y 1993, se ve que es un libro documentado, bien organizado y que debe haberle tomado mucho tiempo de trabajo al investigador. Compilar papelitos y volantes de hace casi tres décadas no es fácil.

Voy a mantener mi posición con respecto a ese libro, a pesar de que su visión sobre la poesía de los ochenta es demasiado sesgada.

No puedo, sin embargo, dejar de referirme a la sarta de imprecisiones y ambigüedades que muchos escritores y lectores han expresado a través de las redes sociales al enterarse de la detención de los miembros del Movadef, entre otras cosas, por haber recibido, su dirigencia, dinero sucio del senderista "Artemio" en Huánuco.

En primer lugar, nunca está demás recordar lo que estableció la Comisión de la Verdad y Reconciliación sobre la naturaleza tanto de la época que vivió el Perú como del propio PCP-SL:



 9. La CVR ha constatado que la tragedia que sufrieron las poblaciones del Perú rural, andino y selvático, quechua y asháninka, campesino, pobre... y poco educado, no fue sentida ni asumida como propia por el resto del país; ello delata, a juicio de la CVR, el velado racismo y las actitudes de desprecio subsistentes en la sociedad peruana a casi dos siglos de nacida la República.

13. Para la CVR, el PCP-SL fue el principal perpetrador de crímenes y violaciones de los derechos humanos tomando como medida de ello la cantidad de personas muertas y desaparecidas. Fue responsable del 54 por ciento de las víctimas fatales reportadas a la CVR. Esta cuota tan alta de responsabilidad del PCP-SL es un caso excepcional entre los grupos subversivos de América Latina y una de las singularidades más notorias del proceso que le ha tocado analizar a la CVR.

14. La CVR ha comprobado que el PCP-SL desplegó extremada violencia e inusitada crueldad que comprendieron la tortura y la sevicia como formas de castigar o sentar ejemplos intimidatorios en la población que buscaba controlar.

15. La CVR ha encontrado que el PCP-SL fue en contra de las grandes tendencias históricas del país. Poniendo en práctica una férrea voluntad política, se expresó como un proyecto militarista y totalitario de características terroristas que no conquistó el apoyo duradero de sectores importantes de peruanos.

16. La CVR considera que el PCP-SL sustentó su proyecto en una ideología de carácter fundamentalista, centrada en una rígida preconcepción del devenir histórico, encerrada en una visión únicamente estratégica de la acción política y, por tanto, reñida con todo valor humanitario. El PCP-SL desdeñaba el valor de la vida y negaba los derechos humanos. (Seguir leyendo)



Como cualquiera puede darse cuenta, lo que pasó en el Perú estuvo muy lejos de ser una guerra civil; más bien fue una época de terror y barbarie con SL como principal protagonista, pero con las FF. AA. también haciendo su peor trabajo. En medio, la población más pobre del Perú, acosada y asesinada cobardemente por ambos bandos, como sucedió con la luchadora social María Elena Moyano, asesinada vilmente y luego dinamitada por un comando terrorista de SL.

Resulta, pues, iluso o hipócrita ahora hacerse de la vista gorda con los desmanes genocidas de SL y apoyar una absurda "amnistía general" que dejaría libre no solo al asesino "presidente" Gonzalo, pero también al otro asesino y ladrón, Fujimori, y a muchos otros terroristas y corruptos que están bien encerrados en la cárcel por lo que hicieron.

Las heridas sociales que supuestamente fueron el "caldo de cultivo" para el terror, aún subsisten en el Perú del cacareado despegue económico de hoy. Cómo dudarlo. Pero esas mismas heridas se daban en medio centenar o más de países en nuestro planeta en los ochenta, y solo nosotros teníamos un movimiento tan sanguinario y autoritario como SL.

La pobreza y la desigualdad, así, no explican per se el aventurerismo de este movimiento terrorista inspirado a rajatabla en las tesis de la guerra de guerrillas maoísta.

Nunca estará demás recordar el terror a que fuimos sometidos por la barbarie senderista y por la mala respuesta de las Fuerzas Armadas, que tontamente cayeron en los mismos desmanes que SL cometió contra la población inocente.

Un pueblo que olvida su pasado es proclive a repetir sus errores, se dice. En el caso del terrorismo esto es más cierto que nunca. 


---En la imagen, la portada de La República dando cuenta del vil asesinato de María Elena Moyano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.