25.4.14

La autobiografía de Arthur Schnitzler

Hay libros que, por circunstancias diversas, demoran en llegar a nuestras manos. Ese es el caso de Juventud en Viena, autobiografía del que para mí es el padre de la novela corta contemporánea: Arthur Schnitzler.

Lo tengo entre mis manos gracias al amigo librero Pedro Ponce, quien me lo vendió a precio "huevo" el sábado pasado, en su puesto del Bulevar de Quilca. Tuve que hacer muchos esfuerzos para llevarme ese libro y no otros muy atractivos que ofrecía en su surtido puesto.

Venía persiguiendo este volumen durante mucho tiempo. De hecho, cuando llegó como novedad a librerías limeñas, hace algunos años, trajeron muy pocos ejemplares, los cuales se agotaron antes de que pudiera hacerme con uno de ellos.

El libro nos cuenta en realidad cómo un joven estudiante de Medicina --mediocre, según sus propias palabras-- termina encontrando su camino hacia la literatura luego de culminar una carrera que apenas ejercería, y de lidiar con amores inconclusos, amigos pretenciosos de clase alta y una sociedad en plena transformación y ebullición: la Viena del Imperio de los Habsburgo.

Destacan dos cosas en estas deliciosas memorias. La implacable y divertida honestidad con que el autor nos revela los secreto de su formación juvenil:

"desde el punto de vista ético he hecho una estupidez estudiando Medicina. Para empezar, soy del montón. A esto se añade, en primer lugar, que soy un vago; en segundo y con consecuencias más graves, la vergonzante hipocondría a la que esta espantosa carrera, por lo que muestra y nos hace ver, me ha llevado en el curso de los años".

Pero además el estilo sosegado, terso con que Schnitzler nos cuenta los detalles de sus sentimientos más íntimos, como si estuviera describiendo un paisaje externo en lugar de uno interno:

"Todavía no sé, hasta hoy, si tengo verdadero talento para escribir; creo que por todos los poros de mi vida, de mi pensamiento, me siento inclinado a ello como si la ley de la gravedad me empujase. (...) Tengo que reconocer que mi orgullo se revuelve a veces con gran virulencia cuando veo que hay muchísima gente que se identifica conmigo y a la que ni se le pasa por la cabeza que yo pueda ser tal vez otra clase de persona".

Ejemplo brillante de honestidad intelectual, y hasta cierto punto, clave para entender su producción literaria, Juventud en Viena es de esos libros que no se limitan a satisfacer el fetichismo de los admiradores del escritor; arroja luces insospechadas sobre la obra del autor, lo cual siempre será motivo de agradecimiento.

---El autor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.