24.5.14

LA PÉRDIDA DE JORGE FRISANCHO





 
 
Los que alguna vez admiramos la inteligencia de Reino de la necesidad (1988) o el oportunismo temático de Estudios sobre un cuerpo (1991), no podemos sino evidenciar extrañeza y decepción frente a su reciente entrega: La pérdida (y otros poemas), publicado a principios de año por la alguna vez exigente editorial Paracaídas.
Aunque se puede hallar un tenue hilo conductor, que es la palabra, su desaparición y la oquedad del decir poético, los poemas que conforman este volumen transitan por una vereda estilística plagada de adoquines desalineados, baches insolubles y desniveles que se pudieron trabajar más y mejor:

-La cancina repetición de la fórmula “A tenor de” en “Metapoética I”

-El más feliz pero igualmente evitable y retórico “Pero díganme que no es verdad” del poemario que da título al libro y que no es, ni de lejos, el mejor de este.

-La incontenible recurrencia a imágenes y metáforas desgastadas o no logradas, como la “lejanía de las cosas”, “la ausencia de significados”, “el infernáculo de la palabra”, “esta misma ausencia que chirría”...

¿Hubo un real cuidado de edición?

Mas acaso lo que más sorprende en “La pérdida” es precisamente la pérdida de cierto brío, de cierto entusiasmo por la vida y la poesía como una vía para liberarse de las condicionantes de la existencia, que no por cruentas son ineludibles, al menos al nivel del discurso.
Frisancho aparece atrapado y aun torturado por “la sombra de la palabra/ que se desanuda con impertinencia/ contra la página ausente; a solas/ en el espacio vacío (“Metapoética IV”); pero de ese desgarrarse entre los dentados engranajes de un sistema opresor y silenciante (admitan mi neologismo) hemos tenido mucho y demás en las últimas décadas.

Lamentablemente, Frisancho no nos aporta nada nuevo en ese sentido, ni en la forma, ni en lo ideológico, ni en términos de fidelidad a una sensación íntima que, seamos condescendientes, puede ser verosímil, pero está muy mal plasmada en la “página ausente”.
Los mejores poemas de “La pérdida” son dos: El poema en cursiva que abre la sección “Contra el escándalo de tu ausencia” y “Casa familiar”, textos donde el poeta asoma por sobre los restos de su naufragio intelectual y espiritual mal llevado al texto.

En suma, una gran oportunidad perdida que Frisancho deberá curar (en el sentido heideggeriano) ya sea reelaborando su propuesta con un nivel mayor de elaboración formal y cuidado expresivo, o proporcionándonos un nuevo libro que se ponga a tono con sus grandes entregas de hace décadas.
Él tiene la palabra, al menos, “desde los márgenes de lo potencial”; pero en este libro solo nos confiesa su derrota:

 
“Quise tantas palabras que se desgarran
Como heridas abiertas, bocas, verbos; quise

(…)
Pero hice solamente esta pupila de cristal, este idioma de espejos

 
Y ahora solamente me consuela –pero en vano—

La tenaz sinceridad de su silencio”. (“MetapoéticaV”)

---Portada.

28 comentarios:

  1. Anónimo24.5.14

    toda la razón, qué libro más triste y desangelado!!!!, parece que el poeta se hubiera quedado congelado en sus épocas de cercanía a Mazzotti.

    J.H.

    ResponderEliminar
  2. surfing bird24.5.14

    Un libro para el olvido.

    Héctor Flores

    ResponderEliminar
  3. Anónimo24.5.14

    realmente demoledora la reseña pero curiosamente con mucho respeto, sin ensañamientos. Te felicito.

    Porfirio

    ResponderEliminar
  4. Anónimo24.5.14

    PUCHA QUE YA ESE FLORO DE LA PALABRA Y LA IMPOSIBILIDAD DEL POEMA Y NUESTRAS OQUEDADES, QUÉ ANTIGUO, SOLO VICTOR VICH Y SU ESTÓMAGO PUEDEN TRAGAR ESTAS COSAS A ESTAS ALTURAS.

    CORAL, RESEÑA POEMARIOS DE GENTE JOVEN.

    Jonathan
    Condevilla city

    ResponderEliminar
  5. Anónimo25.5.14

    Hay mucho rigor en esta reseña pero en el fondo, muy en el fondo, huelo un tufillo a vendeta. Tienes algo contra el autor?

    El profesor Gómez

    ResponderEliminar
  6. Anónimo25.5.14

    que mierda es esta de la crítica de poesía carajo, críticos de mierda no sirven para nada eunucos mortales, gente sin talento no saben reconocer a un creador vanguardista como Fricho, mi pata del alma desde hace años, desde la universidad, métanse conmigo conchadesumadres!!!!!

    Ciudad de M

    ResponderEliminar
  7. Anónimo25.5.14

    Tiene varios puntos resaltantes esta reseña. Primero, está hecha con serenidad y sin prejuicios. Cada cosa que se dice del texto se trata de argumentar. El lenguaje aunque implacable resulta en todo momento mesurado. No se pierde en adjetivaciones ni burlas inútiles. Trata al libro como algo serio.

    Es una buena reseña.

    Miguel Ángel/.

    ResponderEliminar
  8. CARLOTA FUENTES25.5.14

    ahahahaha, hay amigos que parecen enemigos, ahahahaha

    Carlota

    ResponderEliminar
  9. Banana Joe25.5.14

    RECORCHOLIS!!!!
    ñam ñam
    ta bueno ete cau cau

    Coral, por fis, no te metas con mi gente

    ResponderEliminar
  10. Claro, pues, Miguel Ángel, si la hice yo. :)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo26.5.14

    Esa reseña se la escribió Silvio Rendón a Coral. El trato fue por 45 cocos.

    Juanma.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo26.5.14

    Disculpen la ignorancia, pero ¿quién chucha es Rendón?

    MAD

    ResponderEliminar
  13. Anónimo26.5.14

    DISCREPO CONTIGO VICTOR, ESTE ES UN POEMARIO QUE HUBIERA SIDO UN SUCESO HACE 30 AÑOS, HUBIERA SIDO EL POEMARIO DE LA GUERRA PERO ESCRITO CON TRANQUILIDAD Y REFLEXIÓN.

    José Carlos

    ResponderEliminar
  14. Claro, el problema es que el terrorismo (ninguna guerra, imbécil) ya acabó, sus esperanzas de treintones se esfumaron y seguir escribiendo como si todo se estuviera yendo a la mierda en estos momentos es, al menos, una postura delicada y vendedora. :)

    ResponderEliminar
  15. Anónimo26.5.14

    Mejor está el libro de Kara, más auténtico y juvenil.

    Paulo César.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo26.5.14

    Puaj!!!! No aprovechen para hacerse propaganda, carajo!!! Toy Borracho!!!!!

    Salomón Valderrama

    ResponderEliminar
  17. Pues a mi me parece que está bien..
    Un saludooo

    ResponderEliminar
  18. Anónimo26.5.14

    Este es el tipo de comentario que debemos desterrar: está bien simplemente porque a mí me parece.

    No tiene ningún nivel de crítica, es solo la expresión de un gusto particular o, peor aún, de una solidaridad de amigo.

    La poesía debe verse libre de estos malentendidos.

    Con todo respeto,

    Manuel Morales Jiménez
    UPSMP

    ResponderEliminar
  19. Anónimo27.5.14

    Habrá que leerlo para juzgar ¿qué libros salieron en la época exigente de Paracaídas Editores? ¿en la época de títulos como "Poseía"?¿?¿????

    ResponderEliminar
  20. Anónimo27.5.14

    Sr Coral
    como toda buena reseña hace pensar. y es verdad que el libro de Frisancho es prescindible.

    saludos
    r

    ResponderEliminar
  21. Primero: nunca dije que el libro fuera prescindible.

    Segundo: nunca dije que la época buena de Paracaídas fuera la de mi poemario (2011). De hecho considero que con mi poemario apenas empezó esa buena época.

    Ahora preparo un post sobre Paracaídas, ya habrá espacio allí para matizar y ampliar.

    ResponderEliminar
  22. El editor de Paracaídas no solo no lee un carajo (testigos hay de cómo ha salido huyendo de una conversa por la verguenza de no conocer uno solo de los autores (todos ellos grandes y esenciales) de los que se hablaba), sino que además no arriesga, y no tiene respeto por los editores o traductores que han colaborado haciendo que podamos acceder a grandes lecturas, en vez de estar soplándonos lo que los hueleguiso de turno recomiendan por ahí. A mí, particularmente, me parece que una buena editorial no es solo aquella que más libros saca, más recitales (con sus amigos de protagonistas) organiza, ni qué tan bien diagramadas están sus ediciones. Una buena editorial sorprende con lecturas, arriesga con autores en base a un profundo conocimiento de la literatura de todos los tiempos. En fin, nadie le pide al gordito que sea un Mario Muchnik, pero que se deje de sacar cualquier tontera pues.

    ResponderEliminar
  23. El editor de Paracaídas no solo no lee un carajo (testigos hay de cómo ha salido huyendo de una conversa por la verguenza de no conocer uno solo de los autores (todos ellos grandes y esenciales) de los que se hablaba), sino que además no arriesga, y no tiene respeto por los editores o traductores que han colaborado haciendo que podamos acceder a grandes lecturas, en vez de estar soplándonos lo que los hueleguiso de turno recomiendan por ahí. A mí, particularmente, me parece que una buena editorial no es solo aquella que más libros saca, más recitales (con sus amigos de protagonistas) organiza, ni qué tan bien diagramadas están sus ediciones. Una buena editorial sorprende con lecturas, arriesga con autores en base a un profundo conocimiento de la literatura de todos los tiempos. En fin, nadie le pide al gordito que sea un Mario Muchnik, pero que se deje de sacar cualquier tontera pues.

    ResponderEliminar
  24. Banana Joe6.6.14

    RECORCHOLIS
    OE CORAL
    NO TE METAS CON MI PATA FRISANCHO
    ES BUENA GENTE Y MEJOR POETA
    ÑAM ÑAM
    TA BUENO ETA BUTIFARRA

    ResponderEliminar
  25. Anónimo11.6.14

    Es fácil criticar al editor de Paracaídas, hablar, llenarse la boca, lo difícil es hacer las cosas, escribir buenos libros, sacar buenas ediciones para poder hablar con autoridad. Algunos diletantes, palomillas de ventana de librería, creen que leer buenos libros (de hecho enriquecen) es suficiente. Se requiere tener una obra también, como editor y escritor.

    ResponderEliminar
  26. A ver estimado anónimo, si me dices qué buenos libros o buenas ediciones has sacado tú o tu pata tortugón, bacán. Y leer buenos libros no es que sea suficiente,sino es lo que hay que hacer. mejía no ha leído un carajo, por eso no es un buen editor y mucho menos un buen escritor. Además, debes argumentar por qué "Se requiere tener una obra también, como editor y escritor". O sea yo no puedo ser vendedor en Gamarra o microbusero y haber leído más que tú y toda tu collera?? O sea porque no publico libros, imprimo cosas o saco mi revista, no puedo opinar?, no hacer eso me impide entender cierta situación, verla con ojos críticos?? Estás cagando fuera del water. Ese es el problema de los mediocres "escritores y editores" que tenemos acá. Se alucinan la cagada y creen ser los únicos que pueden opinar, tener la verdad, son intocables, no puedes decirles que lo que hacen está mal porque es como decirles que son feos o la tienen chiquita,se arañan, se ponen ñoños, y no tienen ni idea que hay gente que no sale en la foto y sabe mucho más, y han leído mucho más, y tienen una actitud mucho más seria y comprometida con la literatura que los otros.En fin muchacho...

    ResponderEliminar
  27. Anónimo13.6.14

    TE PARECE QUE DECIR: "En fin, nadie le pide al gordito que sea un Mario Muchnik, pero que se deje de sacar cualquier tontera pues", ES ARGUMENTAR? me parece que eres un diletante más del montón. Se puede no ser parte de algo y criticar, el problema es que tú no haces eso, tú atacas a la persona, usando adjetivos como el que acabas de poner en el otro comentario. No hay que ser mezquinos.

    ResponderEliminar
  28. Claro, como tú diciendo "diletante" o "palomilla de ventana" Tranquilo pues, deja de ver ataques donde no los hay. Como ya dije, ese es el gran problema de los "intelectuales" y "poetas" del medio: todo lo ven ataque, envidia, carroña. No pues hijo, desgraciadamente no todo lo que hacen es bacán, trascendente, y no porque opine y abra la boca es porque le tengo roña a alguien. Al contrario, si leíste "Un hombre acabado", tal vez entenderías las cosas de otro modo. Pero es probable que no lo hayas hecho. En fin, no seas mezquino pues, estimado anónimo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.