22.6.14

Fernando Ampuero: novela con olor a calle y pólvora



Por Víctor Coral.







El fenómeno de las pandillas juveniles es un problema que aqueja a las grandes capitales en casi todo el mundo. En Santiago como en Sao Paulo, en el DF como en Lima, las pandillas se apoderan de las calles y su accionar se aleja cada vez más del respeto de código alguno.

El escritor y periodista peruano Fernando Ampuero (Lima, 1949) ha logrado confeccionar en base a este tema una novela corta (nouvelle para los huachafos) trepidante, de aliento casi cinematográfico y con un conocimiento de los recursos narrativos de la novela negra en realidad notable.

Loreto es un temible barrio del populoso puerto del Callao, vecino a Lima, donde los bien delineados protagonistas de este policial trágico agitan sus jóvenes vidas entre guerras a balazos, emboscadas y peleas callejeras de barrio contra barrio.

El narrador tiene la virtud de no ensayar sanciones, juicios de valor ni emitir censuras o afectaciones para con sus personajes. Por ello la novela fluye para el lector como un balazo literario y caemos fulminados durante una hora o una hora y media de lectura feliz y con una sobredosis de encantamiento realista.

La historia de los excelentemente delineados Silverio, Laurita y Chito, se despliega ante nuestros ojos como si fuéramos vecinos del barrio que aguaitamos por la ventana la tragedia de vidas jóvenes truncadas por el dinero fácil y la violencia a fuego de pistola. El fin de sus vidas es el final, mortal, de sus vidas; pero todo eso, que puede sonar determinista, está como oculto mágicamente por la pericia del narrador, que, con una sintaxis narrativa impoluta, nos lleva de la mano hasta el final de la historia.

Con el propósito de hacer totalmente verosímil su historia, el narrador se ha apropiado notablemente de la jerga lumpenesca limeña actual, y ha investigado adecuadamente el accionar interno de las pandillas del Callao.

El resultado final es, sin duda, la mejor novela de Ampuero y, acaso, la mejor novela peruana del género en un par décadas. No poca cosa, sin duda, para un país cuya violencia callejera crece a la par con su crecimiento económico.

---Una parte del barrio de Loreto. Callao.


6 comentarios:

  1. Anónimo23.6.14

    ¿no hay PERO, SIN EMBARGO...?
    es un texto de presentación o pura franela?

    no te caigas pe, coral

    ResponderEliminar
  2. Anónimo23.6.14

    "Acaso por la brevedad del texto –más un cuento largo que una novela corta– quedan varias cosas sin desarrollarse plenamente: la historia de amor, la guerra entre pandillas, la investigación periodística sobre ellas."

    J. Agreda

    ResponderEliminar
  3. Anónimo23.6.14

    Excelente reseña. Si un libro te gusta, no hay que ser mezquino con los elogios, no hay peros que valgan.

    Harold Bloom.

    ResponderEliminar
  4. Banana Joe25.6.14

    RECORCHOLIS!!!!!
    Harold Bloom comentando en el blog de Pichi de diablo?
    RECORCHOLIS!!!!!
    ñam ñam
    ta wena eta butifarra

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3.7.14

    Paolo: antes de opinar, evalúa si abrir la boca para hablar es mejor que llenártela de butifarras.

    :)

    Paul.

    ResponderEliminar
  6. Ampuero conoce la ferocidad humana, en todas sus dimensiones.Mi impresión del libro es que este ha superado su trilogía callejera de Lima. Ampuero ha demostrado que es el mejor cuentista del Peru en la actualidad. MUY recomendable.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.