11.10.14

OTRA VEZ JAVIER ÁGREDA DERRAPANDO





A estas alturas, las sinuosidades literarias inexplicables y casi suicidas del engreído de Mirko Lauer en La República, lo hacen parecer a un viejo e inexperto motociclista que derrapa, se sale de la pista y embiste a los competidores en su afán de ser la última palabra en un oficio venido a menos principalmente  por sus carencias (las de Ágreda): la crítica periodística.

Veamos el párrafo con que cierra su nota sobre "Vergüenza", de Patricia de Souza:

Se mantienen los temas más característicos de las novelas y ensayos de esta autora; pero formalmente hay cambios importantes. Al “desorden” narrativo se suma un lenguaje demasiado coloquial y espontáneo, que reemplaza a la elaborada y racional retórica que era una de las principales virtudes de esta obra. En su afán por liberarse de los esquemas narrativos “machistas”, De Souza ha hecho de Vergüenza un libro experimental, casi vanguardista, que definitivamente no está entre sus mejores novela.

 Lo que ha hecho de Souza en este libro es, efectivamente, abandonar el estilo --no la "retórica", pues- de sus anteriores novelas, pero porque las características especiales de este nuevo libro así lo exigían. Se imponía un lenguaje fresco, confesional, exteriorista, que permitiera engarzar la fragmentación estructural del conjunto.

Paralelamente, Ágreda no entiende hasta ahora que su idea anquilosada de novela, y en general de literatura, entiende todo como "desorden narrativo" --algo ya explicitado en su patética reseña al libro de Francisco Ángeles--, y por si poco fuera, comprende o cree comprender que el carácter experimental y vanguardista de un libro lo descalifica solo por ello.

Finalmente, de una manera asaz curiosa, el reseñista identifica una supuesta "retórica racional" con una virtud literaria; cuando más bien cualquier retórica --que no debe ser confundida con una voz personal reconocible-- en literatura es repudiable y de una irritante comodidad.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.