31.1.14

FRENTE A LA MUERTE DE FÉLIX GRANDE


La poesía mestiza de Félix Grande
Ángel Luis Luján.
(Extraído de la Revista de Libros, España)

 

Como otros autores contemporáneos de obra poética no muy extensa (Claudio Rodríguez o Diego Jesús Jiménez), Félix Grande goza de un lugar destacado en la lírica española. La notoriedad, en su caso, procede sobre todo, como él mismo confiesa, de la novedad que supuso en su día la aparición de Blanco Spirituals (1967), poemario que, como ha venido haciendo notar la crítica, coincide en fecha de composición con Blues castellano de Gamoneda, aunque la publicación del libro del leonés se demorara hasta 1982. Blanco Spirituals, publicado un año después de Arde el mar, es uno de esos libros que, a su valor intrínseco, añaden el mérito de ser balizas que señalan un cambio de época.

Pero la vigencia de la obra de Félix Grande no reside en lo señero de un único libro, sino que, como la de los autores antes citados, se sustenta en la intensidad de su propuesta, la excepcionalidad en su exploración del lenguaje y el situarse de alguna manera a contratiempo de su entorno. Estamos, además, siguiendo el paralelismo con los mentados autores, ante una obra de marcado carácter orgánico que se disfruta mejor en una lectura de conjunto que con el acercamiento a libros o poemas sueltos. En el caso de este extremeño criado en Tomelloso, tal rasgo es si cabe más definitorio, pues toda su producción poética ha ido creciendo en torno a un único título, conservado a lo largo de las sucesivas ediciones: Biografía. De hecho, algunos de sus poemarios no han visto edición exenta fuera de esta obra global.

Aunque su producción abarca diversos géneros (novela, ensayo, relatos) y es un reconocido experto en el campo del flamenco, y editor y estudioso de Luis Rosales, Félix Grande ha escogido, sin embargo, la poesía para explorar las zonas más íntimas y cordiales del ser y la relación con el tiempo que le ha tocado vivir, aunque sin renunciar al juego de máscaras y espejos, como lo demuestra la invención de Horacio Martín, apócrifo autor de las Rubáiyátas.
Puesto que en toda biografía que se construye en torno a la memoria hay olvidos y añadidos, ahora el poeta, como ocurría en las anteriores versiones de esta obra en marcha, también ha introducido variaciones, suprimido y añadido poemas. Según indica, ha retirado de Música amenazada y de La noria unos cuantos poemas, siendo este último el libro más alterado; pero también lo ha hecho, aunque no lo dice, con las Rubáiyátas, de donde desaparece entera la «Carta a Doina» que cerraba el libro en ediciones anteriores. Desaparece igualmente un libro-poema completo, Film, del que se nos decía en la edición de 1989 de Anthropos: «La causa de su redacción fue un asunto enojoso para algunos seres queridos», lo cual da fe de lo imbricadas que están obra y vida. Pero la novedad más destacable es la inclusión del largo poema de aliento celaniano, La cabellera de la Shoá, fechado en 2010. Estas ligeras variaciones no merman, desde luego, el carácter orgánico de la obra y sus señas de identidad, que podemos resumir en los siguientes rasgos.

En primer lugar, a cualquier lector llama la atención el tono conversacional de la obra. Es esta una característica que Félix Grande había aprendido de la poesía social, pero a la que da un nuevo impulso y un nuevo sentido, por influencia sobre todo de César Vallejo. Podemos detectar, no obstante, otra influencia más lejana y no sé si más significativa. Coleridge escribe entre 1795 y 1807 ocho poemas que la crítica ha reunido bajo el epígrafe común de «Poemas conversacionales», aprovechando el título de uno de ellos: «The Nightingale: a Conversation Poem». Respondían estos textos a la propuesta de su amigo Wordsworth de recuperar para la poesía el lenguaje común de la gente, frente a los moldes anquilosados del clasicismo. Félix Grande desarrolla este estilo suelto para enfrentarse a otro «clasicismo» de signo contrario: el de la poesía social en boga durante su formación como poeta, en ocasiones prosaico y en ocasiones grandilocuente. Lo que logra nuestro autor es un lenguaje iné-dito en su época, que conserva el aire del coloquio informal, pero elevado a dimensión estética gracias a la riqueza léxica, la ruptura en diversos planos formales y la inmediatez de la percepción. Baste recordar un inicio antológico: «Hoy el periódico traía sangre igual que de costumbre / venía chorreando como la tráquea de un ternero sacrificado» (p. 179). Sin olvidar tampoco otra afinidad con los poemas de Coleridge, como es la continua alusión a las realidades familiares, y la apelación a la esposa e hija en los versos.
No es únicamente Vallejo la fuente de que procede ese característico tono conversacional, sino que este se nutre de toda una tradición vigente en la poesía hispanoamericana contemporánea, que Fernández Retamar había definido y de la que participan Enrique Lihn, Oscar Hahn, Mario Benedetti en la versión más amable, Juan Gelman y un largo etcétera. Y es que Félix Grande (como segundo rasgo caracterizador de su poesía) es el poeta de su generación más atento a lo que se estaba haciendo en la América hispana (no en vano Blanco Spirituals recibe el Premio Casa de América). Si la renovación novísima de finales de los años sesenta partía mirando hacia Europa y Estados Unidos, Félix Grande ya había iniciado su propia renovación del lenguaje lírico sumando al magisterio de Antonio Machado las nuevas voces que venían del otro lado del Atlántico, y que se expresaban en un lenguaje directo, diario y realista.

Un último rasgo general de esta poesía es su carácter altamente comprometido, como demuestra el libro, inédito hasta ahora, que cierra el volumen: La cabellera de la Shoá. El modelo ahora es Celan y su Todesfuge, lo que demuestra que eso que Manuel Rico llama, para la poesía de Félix Grande, actualidad pasa primero por un compromiso con el lenguaje y con los modelos poéticos que le anteceden.
Queda perfectamente plasmada esta actitud en el poema «La patria», de Las rubáiyátas de Horacio Martín (p. 291), donde el poeta declara «yo no he llamado patria más que a ti y al idioma», una declaración civil donde pueden atisbarse curiosos ecos del Rubén Darío de Cantos de vida y esperanza: «Celebrar como a un dios el fuego de la mano, / sentir por las palabras un respeto profundo: / solo así el transeúnte puede ser nuestro hermano / y nuestros camaradas la materia y el mundo». Como en el nicaragüense, el amor resulta un espacio de excepción, fuera de leyes y legislación, lugar de insurrección y combate contra la realidad adversa.

La sensación de «presencia» que se consigue con tan difícil equilibrio entre la atención a lo cotidiano y la permanencia estética de un lenguaje manejado con pulcritud, pero también con nervio, que supera lo anecdótico, sirve en este caso para transmitir la urgencia del dolor y la condición del hombre moderno como insomne. La pérdida del sueño, en el doble sentido de la palabra, abre el espacio de la escritura y pone de manifiesto el espanto del vivir. Como en Vallejo, el mundo se presenta como un lugar de dolor y sufrimiento, y si en Vallejo hay más ternura, en Félix Grande hay más conciencia y más circunstancia.
El resultado de todo ello es una sensación de mestizaje o de fusión, incluso en el sentido musical, pues junto a los poemas en verso libre, de andadura en ocasiones cercana a la prosa, encontramos la influencia del flamenco y de la copla. Las formas no rimadas conviven con la rima asonante, muy presente en Taranto, y con la rima consonante y formas cerradas que ocupan gran parte de La noria. Curiosamente son los poemas de circunstancias incluidos aquí («José Hierro obtiene la jubilación», por poner un caso) los que se ajustan principalmente a los patrones métricos tradicionales. Se diría que este libro misceláneo contiene la música que ha ido escamoteándose al resto de la producción. Un verso de Blanco Spirituals nos da la clave: «quisiera ser melódico, soy atonal, contemporáneo, duerme» (p. 205). Incluso cuando Félix Grande se decanta directamente por el poema en prosa, como en Puedo escribir los versos más tristes esta noche (título contradictorio y juguetón, en consecuencia), su dicción raya a una altura más lírica (en el sentido tradicional) que en el resto de sus versos.

Merece la pena, pues, releer esta Biografía de cuerpo entero, con una precisa introducción de Ángel Luis Prieto de Paula, para volvernos a explicar la segunda mitad del siglo xx con palabras que todavía hieren y alientan.

(noviembre, 2011)
 
 

29.1.14

CONGRESO DE LITERATURA EN LA CASLIT

IV Congreso Nacional de Escritores de
Literatura Fantástica y Ciencia Ficción Peruana

 19, 20, 21 y 22 de febrero de 2014





PROGRAMA

MIÉRCOLES 19

Inauguración   15:00-15:15 hrs.

Milagros Saldarriaga, Directora de la Casa de la Literatura Peruana
Sandro Chiri, Jefe de la Unidad de Investigación CASLIT
Agustín Prado, Unidad de Investigación CASLIT
Elton Honores, Universidad Nacional Mayor de San Marcos - USIL

Mesa 1   Desde lo extraño al apocalipsis: 15:15- 16:40 hrs.           

  • La ficción de lo extraño: La narrativa de Thomas Ligotti. A propósito de Noctuario
Fernando J. Honorio Hernández
Universidad Nacional Federico Villarreal - GELLAC

  • La mentira y lo fantástico en el cuento “La granja blanca” de Clemente Palma
Jonathan Suárez Quispe
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

  • El tiempo amputado: Si no hay Dios, el tiempo no está permitido
—Una lectura hermenéutica de Ningún Dios de José B. Adolph—
Jhonny Pacheco
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

  • Miradas apocalípticas sobre la ciudad de Guayaquil en su literatura proyectiva
Solange Pamela Rodríguez Pappe
Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador

Mesa 2   Lo fantástico reloed: 16:45- 17:55 hrs.

          Los fantasmas del Estadio Nacional de Dimas Arrieta
          La muerte es una sombra de Stuart Flores
          Peruanos de ficción de Alejandro Neyra
          4 páginas en blanco de Lucho Zúñiga
          Historia de Manuel Masías, el hombre que creó el rocoto relleno y cocinó para el diablo de Carlos Herrera

Presentación de libro: 18:00-18:30 hrs.

          La civilización del horror. El relato de terror en el Perú de Elton Honores
Presenta: Harry Belevan McBride

Presentación de libro: 18:35-19:05 hrs.

          Horrendos y fascinantes. Antología de cuentos peruanos sobre monstruos de José Donayre
Presenta: Elton Honores



JUEVES 20

Mesa 3 Fantasía peruana del siglo XXI 15:00-16:00 hrs.

Participan: Carlos de la Torre Paredes, Hans Rottgiesser, Iván Bolaños & Alberto Benza


Mesa 4 Fantasía y ciencia ficción  16:05-16:55 hrs.

·         Fictocronías de Juan Mujica Tedín
·         La paradoja Cane de Carlos Vera Scamarone
·         Cazador de momentos de Juan José Cavero
·         El fantástico viaje de Helen Haiff de Beatriz Ontaneda

Mesa 5 Entre lo fantástico, el terror y el futuro  17:00-17:50 hrs.

·         Eternidad al atardecer de Jorge Mendoza Aramburú
·         Morgana en el reino de las mandrágoras de Iván Omar Candela
·         Viajes imposibles de Iván Meza Vélez
·         La niña del azúcar de Javi Velásquez

Presentación de revista   17:55 -18:25

Umbral 2. Revista Peruana de Literatura fantástica y Ciencia Ficción
Comentarios de José Donayre y Judith Paredes Morales

Mesa 6 Revistas de literatura peruana del siglo XXI 18:30 -19:25 hrs.

Tinta Expresa 5 (2014). Revista de Literatura
Comentarios de Jannet Torres y Mauro Mamani

Ínsula Barataria 14& 15. Revista de literatura y cultura
Comentarios de Hernán Núñez y Jorge Goodridge



VIERNES 21

Exhibición de film   14:00- 15:25 hrs.
Entonces Ruth (2013). Dir. Fernando Montenegro

Mesa 7 Relatos fantásticos 15:30- 16:45 hrs.

·         Relatos fantasmales del Callao de Mario Aragón Urquiza
·         Aguafiestas de Jesús Salcedo
·         Aztiram, un mundo de brevedades de Maritza Iriarte
·         Reunión de muertos de Leonardo Cárdenas
·         Breve suma histórica del Perú fantástico de Fabrizio Tealdo Zazzali

Mesa  8 Otras voces, otros ámbitos: 16:50- 17:55 hrs.

·         La entidad oculta de Carlos Trujillo
·         Relatos de monstruos y fantasmas de Ruth Castillo
·         El manicomio de San Felipe de Edinson Mucha
·         Cybersoul de Aurora Seldon

Mesa 9 Políticas de la ficción fantástica   18:00-19:15 hrs.

·         Todos los días son de ceniza de Fernando Sarmiento
·         Historias heredadas de William Guillén Padilla
·         Cacería de espejismos de Pedro Novoa
·         Control terrestre de José Güich
·         El fantasma nostálgico de Carlos Calderón Fajardo



SÁBADO 22

Conferencia Magistral   15:00- 15:40 hrs.

La ciencia ficción en la revista de historietas Avanzada:
los casos de Rubén Osorio y Hernán Bartra
Mg. Elton Honores
Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Mesa 10 Nueva historieta peruana de ciencia ficción 15:45- 16:30 hrs.

·         Subcom100-T del Grupo Ulterior (Juan Francisco Mendoza)
·         Supernar (Harold Pinedo)
·         Panóptica 2 (César Santivañez y Hugo Espinoza)

Mesa 11   Estudios sobre la narrativa popular y el anime 16:35- 17:45 hrs.

·         Tradición oral fantástica del Perú al S. XXI
Javier Zapata
Pontificia Universidad Católica del Perú

·         Mitos y leyendas folclóricas: una visión transdisciplinaria de la literatura fantástica de los llanos venezolanos
Frearluvá Parra Pulido y Juan Carlos Suarez Luque
Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ)-Apure, República Bolivariana de Venezuela

·         Incursiones en la narrativa popular japonesa: algunos alcances para su interpretación
Gonzalo Ramírez Herrera
Pontificia Universidad Católica del Perú



Mesa 12 Aproximaciones a la historieta y arte latinoamericano 17:50 – 19:00 hrs.

·         ¿Por qué no funcionan los superhéroes en Sudamérica?
Emilio Camacho
Periodista y blogger

·         El último recreo de Carlos Trillo y Horacio Altuna: 
una reflexión a través de la distopía sobre el desamparo (post)humano
Raschid Rabí
Universidad Antonio Ruiz de Montoya

·         El arte de Boris Vallejo
Diana Rodríguez Díaz
Universidad Nacional Mayor de San Marcos


Clausura   19:00- 19:15 hrs.


Casa de la Literatura Peruana

Antigua Estación de Desamparados (Jr. Ancash 207, Centro histórico de Lima), al costado del Palacio de Gobierno
http://www.casadelaliteratura.gob.pe/

25.1.14

ANTOLOGÍA DEL CUENTO SÁDICO EN EL PERÚ

JOSÉ DONAYRE HA CREÍDO CONVENIENTE INCLUIR UN CUENTO MÍO EN ESTA ANTOLOGÍA ULTRAVIOLENTA QUE ESTÁ POR PUBLICARSE GRACIAS A ALTAZOR.
ACOMPAÑAN MI APORTE CUENTOS DE CARLOS CALDERÓN FAJARDO, LEONARDO CAPARRÓS, SOPHIE CANAL, GABRIEL RIMACHI, ENTRE MUCHOS.
LES DARÉ MÁS INFORMACIÓN Y MI PARECER SOBRE EL LIBRO, EN CUANTO LO TENGA EN MIS MANOS. :)


24.1.14

CONCURSO DE NOVELA ALTAZOR 2014



 
Bases del II Premio de Novela Altazor 2014
 
1. Podrán participar escritores de cualquier nacionalidad.
2. Los participantes deberán presentar una novela inédita de tema libre, escrita en español. La presentación será en formato A-4 a doble espacio, en fuente Arial tamaño 12, con cada página numerada. Las novelas deberán tener un mínimo de 90 páginas.
3. Los participantes presentarán cuatro ejemplares de su obra debidamente compaginada dentro de un sobre cerrado que deben identificar externamente solo con el título de la obra y un seudónimo.
4. En su interior deberán presentar otro sobre cerrado en el que externamente solo se identificará con el título de la obra y el seudónimo. Este sobre contendrá un disco compacto con la obra en formato digital (en programa Word), así como una biografía completa para ser usada en caso de ganar el II Premio de Novela Altazor 2014, además de incluir dirección actual, número telefónico (fijo y celular), dirección electrónica, copia legible de algún documento personal (DNI, CE, pasaporte, etcétera) y una fotografía tamaño jumbo (horizontal, con fondo y leyendo un libro).
5. La obra no debe contener dedicatorias ni mención a familiares del autor con el fin de mantener el anonimato del participante; sin embargo, en el sobre cerrado puede proponerse la inclusión de las mismas.
6. Los concursantes podrán presentar más de una novela al II Premio de Novela Altazor 2014 siempre y cuando participe con otro seudónimo. Los participantes no podrán concursar simultáneamente con la misma obra en otros certámenes literarios tanto nacionales como extranjeros.
7. Las novelas serán recibidas hasta el 31 de mayo de 2014, en las siguientes ciudades: LIMA [librerías Zeta Bookstore: avenida Comandante Espinar 219, Miraflores; Centro Comercial Plaza San Miguel, tienda 40; Centro Comercial Jockey Plaza, segundo nivel, tienda 2; Centro Comercial Molina Plaza, tienda 5; Centro Comercial Megaplaza, segundo nivel, tienda 151], TRUJILLO [librería Infolectura: jirón San Martín 455-3] y AYACUCHO [librería Visión Cultural: jirón Asamblea 256]. Para obras enviadas vía correo postal, se tomará en consideración la fecha del matasellos.
8. El jurado calificador estará conformado por los escritores Carlos Calderón Fajardo, Jorge Díaz Herrera y Luis Freire Sarria. La decisión del jurado calificador será inapelable y no podrá declarar el premio desierto (tanto para el ganador como para el finalista).
9. El ganador del II Premio de Novela Altazor 2014 se hará acreedor al trofeo Ediciones Altazor y a la suma de diez mil nuevos soles (seis mil nuevos soles en efectivo y cuatro mil nuevos soles en gastos para promocionar la novela en un mínimo de cuatro ciudades del Perú). Asimismo, incluye la publicación de la obra y la entrega al ganador de un total de cien ejemplares de la obra editada.
10. El primer finalista del II Premio de Novela Altazor 2014 se hará acreedor también al viaje de promoción a las mismas ciudades que el ganador. Asimismo, su obra será editada y se le entregará un total de cincuenta ejemplares de esta.
11. Ediciones Altazor, entidad organizadora del certamen, se reserva el derecho de corregir el contenido de la novela ganadora y finalista de acuerdo con la línea editorial del sello para la puntual publicación de estas sin contar necesariamente con la participación de los autores. Asimismo, de ser necesario, podría cambiar el título de la novela. De otro lado, el diseño de las portadas será de exclusiva competencia de Ediciones Altazor.
12. Ediciones Altazor dará a conocer los resultados del II Premio de Novela Altazor 2014 el primer sábado de feria del mes de julio en el contexto de la XIX Feria Internacional del Libro (FIL) de Lima, sin informar ni al ganador, ni al finalista. Tanto la novela ganadora como la finalista estarán impresas para ese día, siguiendo la tradición del Primer Concurso.
13. Los derechos de autor serán cedidos por tres años a Ediciones Altazor. En caso de ediciones posteriores, estas serán materia de contratación.
14. Los trabajos no ganadores presentados al II Premio de Novela Altazor 2014, luego de conocidos los resultados, serán destruidos.
15. El ganador del II Premio de Novela Altazor 2014 no podrá volver a participar en ninguna de las posteriores versiones del concurso.
16. La presentación de una obra al II Premio de Novela Altazor 2014 implica la aceptación de estas bases.

 
---Este blóguer es sorprendido por el día corrigiendo su novela para el concurso :)

SIGUEN LOS TALLERES DE NARRATIVA LIBRES EN LA CASLIT


NOTA DE PRENSA

 

CLUB DE LECTURA ANALIZARÁ EN FEBRERO OBRAS DE CLÁSICOS DE LA LITERATURA LATINOAMERICANA

 
 
Luego de la gran respuesta que tuvo el año pasado, el club de lectura de la Casa de la Literatura Peruana reiniciará un nuevo ciclo a partir del sábado 1 de febrero, y esta vez analizará las obras de grandes clásicos de la narrativa latinoamericana. Los autores elegidos esta vez son Juan Carlos Onetti, Jorge Luis Borges, Juan Rulfo y Roberto Bolaño.

El club de lectura es un espacio libre en el que todos los amantes de la lectura pueden expresar y compartir sus ideas, opiniones y reflexiones sobre los escritores seleccionados. Para iniciar el diálogo se leerán algunos fragmentos de los libros elegidos y el público intervendrá con sus apreciaciones e interrogantes.

Este nuevo ciclo, que se realizará todos los sábados de febrero a las 4 pm, comenzará el sábado 1 con El pozo (1939), obra del uruguayo Juan Carlos Onetti, que es considerada la primera novela moderna en Sudamérica y antecedente de la literatura existencialista.

El sábado 8 se comentará Ficciones (1944), de Jorge Luis Borges, libro de cuentos donde el narrador argentino nos introduce en mundos donde la realidad presenta distintas aristas y donde los sucesos narrados sufren giros inesperados.

El sábado 15 se revisará El llano en llamas (1953), libro de cuentos de Juan Rulfo, en el que podemos conocer las vicisitudes del hombre rural mexicano, atrapado en una estructura social injusta y jerarquizada.
 

El ciclo cierra el sábado 22 de febrero con Los detectives salvajes (1998), de Roberto Bolaño, uno de los autores más influyentes de la literatura en lengua española. Esta es una novela que inmortaliza el camino del realismo visceral a través de las aventuras odiseacas de dos ciudadanos latinoamericanos perdidos en el mundo.

 

La participación en el club de lectura es libre y no es necesario inscribirse previamente.

 
Para mayor información comunicarse al 4262573 anexo 103 o con Jaime Cabrera, jefe del Equipo de Promoción Literaria de la Casa de la Literatura, al 995544795 (Movistar) o al 940623916 (Claro).

 

23.1.14

LAS COSAS DE LA CASA TRAICIONAN A LA POETA




Algunas poetas tienen un inicio en el largo camino de la poesía, en casa. Quiero decir, con las cosas de la casa (con lo que sucede en la casa y con los objetos de la casa). Ello, en sí, no está mal. Lo que da qué pensar es la insistencia con estas referencias libro tras libro, sin experimentar ningún avance.

Esto sucede normalmente porque la poeta se limita a nombrar aquellas cosas, enumerarlas, simplemente denotarlas; sin tentar, en la mayor parte de los casos, una (re)elaboración de esos referentes para ubicarlos en otro plano.

Un gran ejemplo de cómo se debe trabajar con estos trastos, lo encuentro en el libro Estratagema en claroscuro (1986), de Magdalena Chocano:



V
Oscuramente
                    como hago aquello que me alcanza y me supera
asearé uno a uno mis objetos

Un rayo de sol puede atravesar las cortinas cerradas/
un paseo de antorchas puede colmar el patio de penumbra. . .

Un líquido negro reposa en un frasco
acecha a la mano distraída que al abrirlo librará
los poderes dormidos
Los nombres de las cosas se labran, se revelan
no lo digo por los altivos enseres que me cercan
(qué indócil el tacto sobre ellos/
la temprana tragedia de la mano)
lo digo por un sonido que no llena

Un cuerpo se forma a pausa plena
modelando su sombra en esta lumbre
 y la acción es difícil cuando existe
un instrumento solo

(p. 10)


Compárese este poema brillante en su oscuridad con cualquier poema "cotidiano" de cualquier joven poeta actual, y se darán cuenta de que por más largos que sean sus brazos, la poesía no abraza a cualquiera si no se esfuerza.

---M. Chocano (Lima, 1957)

22.1.14

NUEVO POEMARIO, NUEVA FORMA DE HACERLO

Como algunos ya saben, llevó algunos meses viviendo en la selva norte del Perú. Entra Amazonas y Tarapoto, con algunas visitas a ciudades más o menos cercanas, como Chiclayo, Bagua y otras. Estoy haciendo investigaciones personales de índole arqueológico y escribiendo una novela, además de terminar de editar mi próximo poemario.



(En la primera imagen, este blóguer ante las imponentes murallas de Kuélap. Abajo: La entrada al bello conjunto de búngalos donde vivo por ahora.)


Mi centro de operaciones, por decirlo así, está en Chachapoyas. Vivo en un hermoso conjunto de búngalos donde los pájaros de diversos colores y cantos te despiertan a las 5 a.m., y los mosquitos acompasan tu sueño a partir de las 9 p.m. Una vida tranquila y ordenada luego de años de caos limeño.

Estaré por estas bellas tierras unos meses (regreso a Lima mensualmente para ver cuestiones de trabajo y hacer algunos trámites). Luego. con ambos libros bajo el brazo, volveré a mi vida limense de siempre, espero que con otra visión de las cosas.

Gracias a la llegada de una impresora de última generación traída desde Lima ayer por mi novia, me he animado a manufacturar yo mismo este quinto poemario, en una edición obviamente artesanal, de autor y publicada en provincia (aún no sé si en Chachapoyas o Tarapoto). No es la primera vez: Luz de limbo, mi primero poemario, tuvo su primera edición con dos de esas características.



Por supuesto, enviaré por correo, o llevaré a Lima personalmente, algunos ejemplares de regalo para los amigos. Estén atentos.

20.1.14

FRISANCHO: LA IMPOTENCIA DEL CRÍTICO FRENTE A UN MAL POEMA




Ayer, la publicación de un ¿poema? del incontenible Alan García en "El Dominical" de El Comercio, gracias al exquisito gusto literario de Martha Meier de Miró Quesada, causó revuelo en internet.

Uno de los que más apresurada y enfáticamente rechazó la afrenta a la poesía peruana con mayúsculas, fue el poeta y crítico Jorge Frisancho, desde sus cuarteles de invierno en EE. UU. Dice Frisancho:

"Llevo ya un buen rato, desde que lo leí por primera vez, tratando de esbozar un acercamiento crítico al poema con que hoy el señor Alan García engalana las páginas de El Comercio. Tengo una cierta experiencia en estas lides, y por lo general una primera mirada a un texto basta para sugerir una aproximación de lectura. Ese no ha sido el caso hoy. Han pasado las horas y apenas si salgo de mi desconcierto. No creo que esa haya sido la intención del autor, que de vanguardista no tiene mucho que digamos, pero leer su texto (dedicado a la Batalla de San Juan, un 13 de enero durante la Guerra con Chile) me ha dejado más que perplejo.
Creo entender que para el poeta García la ciudad de Lima es una vaca (también, a ratos, una ballena), y que el Morro es un toro de sal. La vaca está preñada; el toro, es decir el morro, es el papá (el recatado poeta ha decidido privarnos de la escena de su apareamiento, que queda a la imaginación).
Intuyo también que el ejército chileno es, en esta laboriosa metáfora, el torero. Aunque mata a cañonazos, lleva puñal en vez de espada. Y también una puntilla con la que da, me parece, la estocada final. Y tiembla el ande, porque el ande siempre tiembla en este tipo de literatura.
Los versos finales del poema sugieren una suerte de abandono teológico ("¡Haz señor tu voluntad!") y la esperanza de un renacimiento. Pero quien renace ahí no es el toro, es decir el morro, ni la vaca, es decir la ciudad. Tampoco el vástago que habían engendrado, del que no volvemos a saber. Renace, nos dice García, el mar. Punto final.
¿Qué decir al respecto? Poco, la verdad. Este poema, más que crítica literaria, reclama psicoanálisis. El poema es tan malo que parece una broma. (Tan malo, de hecho, que no dudo de su autenticidad: hasta en los prosaicos pasillos del local de Alfonso Ugarte ha de ser posible encontrar alguien que lo haga mejor, para que el jefe firme).
Pero es que el punto no es ese. El punto es que García ha querido publicarlo ahora, y El Comercio (más específicamente, el suplemento dominical que dirige Martha Meier Miró Quesada para su pasquín familiar) lo han acompañado por sus propias razones en el despropósito.
Publicarlo ahora, digo: a pocos días del fallo de la Haya. Hace rato que el poeta García viene tratando de posicionarse como el antichileno por excelencia en el escenario nacional y recuperar la autoría del proceso que llevó a ambos países a la Corte Internacional de Justicia. Este poema es parte de esa campaña de agitación chauvinista, embanderamientos a deshora y promoción del rencor. Una parte ridícula, por decir lo menos, pero parte al fin.
Que no tenga empacho en publicarlo es síntoma de una inconmensurable egolatría, lo cual no es novedad. Cosa más seria es que el Dominical lo haya acogido. Otra prueba , por si hiciera falta, de lo abismal de su caída en el pantano de la politiquería nacional.
Que El Comercio y Martha Meier hayan decidido jugar todas sus cartas a favor de García en vistas al 2016, dada la confluencia de sus intereses con los del líder aprista, es una cosa. Y otra, que debería ser distinta, es que publiquen semejante sandez. Esto último revela no sólo un tremendo desprecio por sus lectores, sino también uno -quizá más profundo todavía- por sus propias páginas, a las que no han dudado en ensuciar con este texto que, para decirlo en términos elegantes, es una completa caca.
Y cuando los dueños de un periódico le pierden el respeto a sus páginas , los lectores sabemos que su problema ya no tiene solución, o por lo menos no la tendrá hasta que se vayan y sean reemplazados por alguien más sensato".

¿Por dónde empezar? En primer lugar, creo que es empeño manco (y cojo, que no cojudo) intentar "explicar" un poema malo, tanto como lo es intentar explicar "Los cuatro cuartetos" o el poema a Machu Picchu de Martín Adán. Todo poema realmente bueno solo admite reelaboraciones críticas, glosas, pie de páginas, escrituras-parásito que intenten limpiar el poema a los ojos del lector, y nada más.

Lo mismo, pero en un plano degradado, digamos, sucede frente a un poema realmente malo: su opacidad involuntaria, su ridiculez expresiva, su dependencia absoluta, para seguir siendo un poema y no un rosario de veleidades, con respecto al ordenamiento formal (léase versos, rimas, cuartetas, cierta medida métrica incipiente), impide al crítico penetrar en los miasmas del texto exhibido; más: hace estéril e inconducente todo intento de "explicar" (como quiere Frisancho) el poema en cuestión.

En lo único que acierta Frisancho es que el poema es más materia de psicoanálisis que de crítica literaria; pero cae, increíblemente para gente de su experiencia, en la vulgaridad del poema mismo que quiere desbaratar con sus armas críticas. Su "contundente" dictamen podría ser también objeto de estudio para el famoso psicoanálisis (sobre todo si no se nos ha logrado explicar cómo ha llegado a dicha conclusión el crítico):

"(el poema) es una completa caca."

El trasfondo político de porqué se publica justo ahora este tipo de poema simbólico-bélico es más o menos transparente; realmente es en lo único que un crítico respetable debería haberse detenido. Porque la publicación del poema malo ha sido orquestada y empleada acaso como señuelo falso para jugadas políticas que vienen por otro lado.

Recordamos al Frisancho crítico que hay interesante libros peruanos para reseñar, como "Contarlo todo", "Los bosques tienen sus propias puertas" u "Hoyo 13", como para detenerse en sandeces usadas como dispositivos políticos.

Dicho todo esto con la mejor intención.

---En la imagen, Jorge Frisancho.

17.1.14

¿El mejor libro de la literatura peruana?

Revisando algunas páginas web literarias para un artículo que tenía que entregar ayer, me encontré con este peculiar sitio español:


VER EL LISTADO AQUÍ


donde se consignan casi 400 obras de autores peruanos de diversas épocas. La cantidad de errores e inconsistencias que contiene semejante listado es abrumadora e incluso llama a la sonrisa. Desde la propia definición de literatura peruana con que empieza la lista (se dice que literatura peruana es lo escrito en el territorio peruano, con lo que los libros de Daniel Alarcón, por ejemplo, quedarían fuera del listado) hasta la inclusión, por poner solo otro ejemplo, de "La luna en el agua", libro de traducciones de teatro y cuento japoneses publicado por Javier Sologuren y su esposa en el 2000.

Además, hay una casi total ausencia de poetas de los años ochenta y noventa --salvo el libro "Mundo arcano", de Paolo de Lima--, nula presencia de poetas importantes posteriores, como Yrigoyen, Pimentel hijo y Romy Sordómez. Ya no hablemos de la total o casi total exclusión de los poetas de Hora Zero, y de otros poetas importantes como Pablo Guevara o Carlos German Belli, si mal no recuerdo.

Por otro lado, se incluyen algunos pocos libros de crítica literaria, pero no algunos textos centrales como los libros de Alberto Escobar o de Estuardo Núñez, por ejemplo.

El listado se autoanula al incluir los poemas completos de Chocano, pero también un poemario aislado de dicho poeta, con otro número.

En fin, revisen los lectores este curioso listado y corríjanme si me he equivocado en algo (escribo estas líneas de memoria), y aporten más incongruencias, que donde hay diez errores, hay veinte o más, lo sé por experiencia. Provecho.

PD: Me olvidaba. El compilador de esta lista se basa en la periodificación de la literatura peruana hecha por Carlos García-Bedoya.


Se produjo un error en este gadget.