8.2.15

Una reseña de Pablo Salazar Calderón en Letras S5

Encuentro en Letras S5, la magnífica página de literatura latinoaméricana, una reseña sobre el libro de Eduardo Borjas que acabo de terminar de leer. Un libro difícil en varios sentidos, de los cuales eligiré dos: su nivel expresivo, exigente, aún no totalmente cuajado; su ambición y riesgo que superan de lejos a cualquier intento de sus congéneres. Creo que este poemario anuncia y promete casi con certeza nuevas brisas en una ya caldeada y cansina generación del 2000. La reseña.



Aproximaciones a TRENDELEMBURG
(Texto leído en la presentación del poemario Trendelemburg, de Eduardo Borjas Benites)

Por Pablo Salazar Calderón


Trendelemburg hace referencia, en primer término, a la posición médica del mismo nombre, en la cual, un cuerpo se recuesta boca arriba sobre una camilla inclinada, con las extremidades inferiores a mayor altura que las superiores, buscando que la sangre irrigue mejor la cabeza del paciente. Relacionada al campo de la medicina, me arriesgo a decir que esta posición asumida desde un punto de vista simbólico, visibiliza a un cuerpo en estado de infección/ contemplación terminal, que delira y visiona en una ciudad antes que esta desaparezca. La inclinación de la camilla en la posición trendelemburg, genera esa imagen, ese estado latente de caída inminente por parte de ese cuerpo.

Pues algo se pudre en Lima, por una calle, un pasaje, una avenida, en tránsito hacia el fin ¿cómo por “un largo camino hacia la desesperación”? me pregunto, parafraseando el libro de Carlos Oliva, poeta perteneciente al grupo Neón de la Generación de los Noventa, diría que no exactamente. Eduardo Borjas atraviesa la ciudad solo, con el grandísimo poder de su Yo, surfeando su “Mardelirio”. Avanza por esa ciudad desierta en escombros y como en el mito de Orfeo, encuentra en la muchacha que habita sus poemas a su propia Eurídice, a la cual necesita traer de vuelta aunque sea por breves momentos; su presencia es clave, para iluminar aquellos lugares de remembranza, de un espacio más amable que el que recorre el sujeto poético, como si lo abandonara.






1 comentario:

  1. Anónimo10.2.15

    Qué bueno que le sigan el paso a este poeta de perfil bajo pero con una de las propuestas mejor trabajadas de los últimos años. Entre las nuevas hornadas escritores, me parece que destaca notoriamente.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.