24.4.15

"DONDE MI CALLE ACABA", DE ORLANDO GRANDA





Otros paraísos perdidos

Voy a permitirme hacer lo que el 99% de los reseñistas peruanos hace cuando les toca reseñar el libro de un amigo. Pero en este caso está completamente justificado. Orlando Granda (Cusco, 1964) es, sin exagerar, un fraguador de versos, que, cual Vulcano, trabaja incansable y solitario en su taller-hogar para, de vez en cuando, cuando es necesario, entregarnos un puñado de hierbas arrancadas a la pradera feraz de la poesía mayor. “Donde mi calle acaba” no solo no es la excepción; es más bien un avance hacia la consolidación de una voz íntima, muy personal, añorante pero no plañidera, dentro de nuestra tradición:


Ya desde entonces –supongo—ardías
y no hubo mástil aunque sí ruiseñor
para el follaje de tu lengua
vivaz y desnuda

No diré que te conocí
ahora que celestas con palmas
las viejas nubes

Entre los escasos recuerdos
apenas si una foto con muchas sillas
reclamando vacías la presencia de quienes hoy
convenientemente
te aclaman

Para Josemári recalde a quien apenas conocí

(“Jueves será / 14.04.94”)



Creo que fue el Hölderlin quien dijo que la patria de los poetas es la infancia. Me atrevo a agregar que también lo es los amigos idos o dejados de ver, los momentos pasados con ellos, las anécdotas, las desgracias, la belleza encontrada en compañía de los que tienen ojos para soñar y ver, más allá del concreto, lo verdaderamente concreto… Saludo especialmente la aparición del segundo poemario de Orlando Granda y espero que no decline en su trabajo por restituir a la palabra poética ese sentir auténtico, enraízado en lo real, y no en la retórica, que siempre lo caracterizó.

3 comentarios:

  1. Anónimo25.4.15

    QUÉ HERMOSOS VERSOS.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26.4.15

    que bueno que retornas

    ResponderEliminar
  3. Anónimo27.4.15

    hay cada idiota de cara y de cerebro escribiendo en medios, que hacía falta tu látigo, hermano.

    Bienvenido de nuevo.

    Óscar

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.