6.1.16

DOS POEMAS DEL POETA ESPAÑOL VÍCTOR PÉREZ

1.
Nuestros corazones conocen la maldición de permanecer para exceder el mundo
 porque el deber del hombre es difundir la turbiedad salvaje de sus figuraciones
 Somos unas alimañas sibaritas consoladas por lo truculento
 Nuestra llamada retumba en el lenguaje por excelencia y se solapa con el clima extendiéndose 200.000 kilómetros cuadrados
 Nos joden los discos redondos. Los días redondos. Nuestra distracción son los funerales
 Descolgamos por un agujero: hombres, rifles, locomotoras
 Damos vida a unos exhibicionistas al límite en una combinación de arte, reto y recorrido
 Somos tipos propicios que abren para los peregrinos siderales los valles y las barberías que conducen a la horca fenoménica de las letras
 Tipos emputecidos por la lengua y con las casualidades cumplidas y la valentía cifrada
 Somos la avanzadilla de una tribu de punto final
 Hijos pródigos de los que pierden al padre y bajan la guardia que con sus visiones harán un buen día un túnel hasta el vertedero
 Somos el espíritu forense de un mesías inverso que retorna a los peores oficios
 Y esto es una intifada tardía para negociantes infernales porque fácil siempre fue morir con otro nombre después de una instrucción mínima
 En un minuto América.



2.
Los antiguos bomberos me hacen vomitar
 Hago huecos en mi agenda para pararme a escuchar cómo lamen los gatos los condones
 Soy como lo adorable de la taxidermia
 Es una congoja farlopera acudiendo en auxilio de la retórica paisajista
 Miro el sol y siento la punzada del lenguaje, una extraña pareja con el paso de las horas
 Envejezco bilingüe bajo la higuera radiante y prometo la murmuración
 Me gustaría haber sido joven, tener delirios hermafroditas
 Somnoliento y flaco en la revolución busco un pueblo para montarla con los anteojos
 Los sábados vendo mi sangre a las embarazadas
 Los espiritistas viven en una hermosa cuesta
 Hay un cementerio de putas
 A veces quemo algunas tumbas y eso simboliza un bien en los cuerpos nevados de las judías
 Ya resucitadas reconquistan el marrano del amor
 Si falto yo os va a comer la mierda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.