25.5.16

Guy de Maupassant según James, Conrad y Tólstoi





Una generosa colección de cuentos del narrador francés, de más de mil páginas, me convida adicionalmente con tres textos donde Henry James, Leon Tólstoi y Joseph Conrad vierten sus opiniones sobre la cuentística de Maupassant.

El autor de Las alas de la Paloma arranca con estas palabras:

Su elemento más común es que son extremadamente fuertes y, después de esto, que son extremadamente brutales. Una historia puede ser obscena sin ser brutal y viceversa, y el desprecio del señor Maupassant hacia las prohibiciones que en un principio se hacen en nombre del interés de los valores morales no es sino un aspecto --muy importante, por cierto-- de su desprecio general. Que un pesimismo tan grande se alíe con el amor por el trabajo bien hecho, o incluso con las elucubraciones sobre la clase de trabajo que rinde más en un país de estilistas es, como he insinuado, una anomalía de lo más desconcertante (pues parecería, a la luz de tales sentimientos, que nada tiene ningún valor).

James parece conservar una reserva de censura en su visión del arte de Maupassant, pero es lo suficientemente sincero y grande como para reconocer la magnificencia de su pluma. En otro pasaje, lo reconoce como un "maestro de su arte", y se rinde ante su "extraño éxito", aunque lo acusa de tener "visiones muy bajas". Un inglés desconcertado pero maravillado.

El autor de Guerra y Paz es inicialmente más ceñudo y riguroso desde el punto de vista moral. Afirma:

Desafortunadamente, al carecer de la primera condición, si no de la esencial, que da valor a la obra de arte, de la relación normal y moral entre él y lo que describía, es decir, de la facultad de distinguir entre el bien y el mal, amaba y describía lo que no había que amar y describir.

Sin embargo, más adelante en su texto el escritor se sobrepone al alma religiosa y recompone su visión sobre el francés:

Ve que el mundo, el mundo material tal como es, no solamente es el peor de los mundos posibles, sino que, además, podría ser muy distinto del que es (...) y que no satisface las exigencias de la razón y del amor; ve que hay otro mundo o, al menos, que el alma del hombre desea la llegada de ese otro mundo.

Notable. el más moralista de los escritores ha dado, para mí, en el clavo. Lo descarnado con que Maupassant nos muestra los abismos del alma humana, los horrores de la exclusión social, los terrores del individuo contemporáneo, implica en el fondo una censura del mundo tal cual es. Solo que esa censura no está verbalizada; está puesta en imágenes y descripciones mundanas elocuentes, sintéticas y brillantes.

Conrad, a su vez:

Su determinismo, desprovisto de elogios, culpa y consuelo, tiene todo el mérito de su escrupuloso arte. El valor de las convicciones estriba precisamente en la firmeza con que estas son mantenidas.

(...)

Y la obra de Maupassant tiene el interés de la curiosidad y la moral de un punto de vista constantemente preservado y nunca impuesto en aras de la satisfacción personal.






Ya en un plano estilístico, Conrad valora la austeridad casi proverbial de Maupassant. También su capacidad perceptiva y, sobre todo, su sensibilidad, que valora como "realmente muy grande; y es imposible ser sensible a menos que se piense con viveza, a menos que se piense correctamente, empezando por premisas inteligibles hasta una conclusión nada sofisticada".

Y es así. Un escritor desafecto a la reflexión y a las lucubraciones intelectuales, un escritor que muestra con precisión y hasta fineza lo peor de este mundo material, como lo dijo Tólstoi, es imposible que no haya reflexionado de la manera más elevada y certera sobre sus instrumentos narrativos. Es un conocedor minucioso de sus potencialidades y limitaciones, y proyectó una forma de asumir el trabajo narrativo que fundó las bases de una buena parte de la narrativa del siglo veinte (pienso en Hemingway al decir esto).

¿Se puede decir algo más elogioso de un cuentista que se ha propuesto, y ha logrado, una nueva visión, desprovista, purificada, del cuento occidental?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.