16.2.18

MARCELA TRUJILLO: ÍDOLA CON SANTA ROSA Y SARITA




Supongo que debe ser un honor que una de las más exitosa novelas gráficas publicadas en  Chile, nada menos que por la estrella Marcela Trujillo (1968), una aplicada artista gráfica graduada en Arte y licenciada en su especialidad fuera de su país, dedique este ameno, por momentos desopilante, y en otros tierna como ella sola, creación, a su visita o supuesta visita a un encuentro internacional de historietistas en Lima.

Paralelamente, los personajes de los anteriores libros de la autora se salen de sus propios libros visitan los libros del ídolo de Marcela: Un artista nórdico más entusiasmado por la muerte y por el alcohol que por otra cosa.

Desde entonces crece, con el trazo casi expresionista de sus congéneres, con quienes visita las colecciones de huacoretratos en el Larco, o se cuestiona --como vegana-- cómo mierda te mantienes en este país donde lo que se come puede ser más importante que lo que se mata o se muere...

Pero lo más interesante de este trabajo es el trabajo deinvestigación de Trujillo. Desde las experiencias místicas de Rosa de Lima, hasta las cosas que se dicen sobre la santa de la cana, de los sicarios, los vendedores de drogas y hasta los revendedores de entradas. Pero también sus visitas a los bares, los restaurantes, los museos, solo faltó el "Cantaranita"...

El único punto donde zozobra el discurso de Trujillo es cuando pretende testimoniar una sutil oposición entre Rosa y Sarita. Son, una santa, por un lado, y una canonizada, por otro, que no tienen puntos en común más allá de la devoción.

Lo que sí anda bien trabajado, y ese el gran logro de la novela, es la relación con la estrella nórdica a quién Marcela, o Maliki, pretendía conocer. El amor requiere paciencia, como el asesinato.







Ya en un plano personal, la pasé muy bien leyendo el libro de Marcela Trujillo. Alguien que obviamente sabe los alcances de sus fuerzas, y sus debilidades minuciosamente, está llamado a ser más. Esta novela gráfica de Marcela me ha hecho recordar chistes antiquísimos, editorial Novaro, la reventa e intercambio de todo en muchos lugares, en Lima solía ser Grau. Es suficiente para ellos (en realidad para todos). 

La novela gráfica se pone las manos arriba, hasta acá. Y se pretende guajolotes en CDMX, bacalao importado en Colombia, cebiche caliente (guácala) en las populosas fondas de Guayaquil. ¿Qué te venden en Perú? con 3 dólares, mucho. Toda ciudad tiene su belleza y todo ser humano es al final lindo, parece decirnos la narradora, custodiada por la gran Rosa de Lima y la avezada Sarita por quién muchos se han hecho cómics en el cuerpo. 

Excelente investigación y mejor realización.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.