19.2.18

LEONCIO LUQUE CCOTA Y NOBLE KATERBA






Conocí a Leoncio Luque Ccota (1964, Puno), en 1990. Cuando me reunía con los entonces miembros del grupo Noble Katerba. Con él, conocí a otros poetas, como Manuel Cadenas, Jhonny Barbieri, Pedro Perales, Alan Morales (hoy dedicado al periodismo deportivo), Milagros Lazo, Gonzalo Málaga y Roxana Crisólogo (Lima, 1965), al parecer la cabeza más visible del grupo actualmente.

Rápidamente hice buenas migas con Leoncio, Johnny y Roxana. Pero si quieren ponerme en un plano confesional, estaba más interesado en el trabajo de Alan Morales y su extraño surrealismo urbano-interiorista. Entonces Crisólogo era una humilde estudiante de Derecho de la Villarreal, humilde, reilona, entusiasta para armar reuniones y recitales. Vivía en un lugar algo lejano de San Juan de Miraflores, más o menos cerca a la casa del poeta Domingo de Ramos.

Mi condición de caballero, me impide detallar la relación que se estableció entre Roxana y yo. Pero tanto los miembros de su grupo, o exgrupo, como otros miembros de la generación, pueden dar fe de que esa relación fue decente, de respeto, de comunicación y de intercambio de lo poco que, humildemente, yo podía proporcionarle para su formación como poeta.


EL GRAN LEONCIO


Dicho esto, paso a evaluar lo más importante: el aporte poético de Leoncio, el poeta más interesante, valiente, fiel a sus raíces y sabio de aquel grupo. Sus primeros poemarios adolecían de una deuda innecesaria con la poesía occidental del siglo veinte clásico: Rilke, Hölderlin, Trakl...

Cuando Leoncio logró deshacerse de estas tradicionales influencias que --la verdad sea dicha-- no manejaba todo lo bien que se deseaba, y volvió sus ojos a sus raíces aymaras, su poesía creció como la espuma de las cervezas que solíamos bebernos hace más de 25 años en los barcitos alrededor de la Villarreal en aquellos años fundadores.

Hoy Luque Ccota es un poeta de éxito. Y no lo digo por los premios bien ganados, sino por el reconocimiento que tiene en su tierra como creador. Por el valor inalcanzable para obtusos neardentales de su ahora densa propuesta poética, y porque nunca necesitó hacerse invitar a Europa ni meterse a ciclos de recitales internacionales para que su poesía sea reconocida de manera cualitativa.

Ir por el mundo leyendo en tal o cual ciudad --como un divo o una diva--, aplaudido o aplaudida por un público complaciente y desarmado para criticar nada, es fácil. Lo realmente valioso es quedarte en tu país, construir desde este y no transar con mafias locales o externas para dar a conocer tu trabajo.

Finalmente, frente a todo lo logrado por Leoncio, ¿qué vale la ignorancia cada vez mayor de un monigote manejado por un par de odiadores profesionales de los 70 a quienes ya se les acaba la nafta y les llega su hora 0?

Que los bravíos vientos del Titicaca te sigan empujando a buenos puertos, estimado Leoncio. Lo demás es deleznable como un chisme de poetas mediocres, esos que jamás pudieron romper nuestra amistad..



7 comentarios:

  1. Anónimo20.2.18

    Humilde, reilona, ahahahaha, te pasa Coral.

    Richie

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20.2.18

    El peor grupo de los 90 ha sido Novle Caterva. Neon fue la máxima expresión como ya lo dijo el crítico Irigoyen. El doctor Leo Zelada está haciendo patria en España y la mezquindad limeña se lo niega. Ildefonso reconozco es bueno.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20.2.18

    Cultivo empató bien con los Caterva. El único que no agarró nada fue muerto fino Hidalgo, por razones obvias.

    EL OBSERVADOR.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20.2.18

    Que bueno tu visión sobre Leoncio, Víctor, él se lo merece. En cuanto a Roxana, creo que poéticamente ya estaba formada antes que te conociera. Y en cuanto a ese anónimo, que supongo debe ser Grajeda, qué podemos esperar de lo obtuso y mediocre que siempre ha sido.

    ResponderEliminar
  5. Dejo ahí la constancia de tus suposiciones, anónimo. Gracias por comentar con ecuanimidad.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo20.2.18

    Crisólogo, aunque no ha ganado ningún premio, ahora se ha convertido una diva como dices, y se ha vuelto activista feminista manipulando poetas para desprestigiar carreras, como hicieron desde comando palth, con el comandante Ybarra.

    ResponderEliminar
  7. Si hablé de divas y divos, no lo hice pensando especialmente en esa poeta. El juicio por difamación agraviada que Ybarra le ha planteado a Guerrero, supongo que responde, se sostiene sobre argumentos sólidos. El hecho de que alguien no haya ganado ningún premio, no lo hace ni mejor ni peor poeta. Saludos.

    ResponderEliminar

di lo que puedas